SKZ 2020 Y SKZ 2021: Una mirada a partir de los derechos conexos de los intérpretes y el derecho de integridad | Francis Mollan

581
0
Compartir

Escrito por Francis Mollan (*)

Luego de la salida de uno de los miembros del grupo de K-pop “Stray Kids”, se publicaron dos recopilaciones de re-grabaciones de su discografía con la nueva alineación de ocho integrantes.  Estos dos nuevos álbumes fueron lanzados en años consecutivos y se titularon en correspondencia a su año de publicación. 

La primera recopilación, denominada “SKZ 2020”, se publicó el 18 de marzo del 2020 como el debut en Japón del grupo e incluyó los temas principales de los lanzamientos anteriores de la agrupación, así como también la versión en japonés de “My Pace”, “Double Knot” y “Levanter” (esta última fue originalmente lanzada como una canción de la nueva alineación).

Por otro lado, la segunda recopilación, denominada “SKZ 2021”, se lanzó el 23 de diciembre del 2021 como un disco digital. Este álbum representó la compilación del resto de canciones de su discografía re-grabadas con los miembros actuales del grupo e incluyó la versión coreana de su último sencillo japonés “Scars”.  

A raíz del lanzamiento de la segunda recopilación, en la comunidad de fans resurgió un debate que se centró en los derechos de autor que el miembro que ya no formaba parte del grupo tendría sobre las canciones re-versionadas por los actuales miembros.

En el presente artículo, nos enfocaremos en los derechos conexos reconocidos por los intérpretes de piezas musicales dentro de nuestro ordenamiento y lo aplicaremos al caso en concreto.

La “pieza musical” como objeto de protección del Derecho de Autor

El objeto de protección del Derecho de Autor incluye toda “obra literaria y artística”. Según el artículo 2° del Convenio de Berna (al cual está adscrito el Perú), esta categoría comprende toda producción del campo literario, científico y artístico, cualquiera sea el modo o forma de expresión. Así, se enumera no taxativamente dichos objetos de protección incluyendo las “composiciones musicales con o sin letra”.

Asimismo, el artículo 3° de la Ley sobre el Derecho de Autor (Decreto Legislativo N° 822, en adelante “Ley”) señala que la protección recae sobre todas las obras del ingenio, en el ámbito literario o artístico; sin importar su género, forma de expresión, mérito o finalidad.

A partir de una interpretación de la regulación española sobre el objeto de protección, Hernández Plo concluye que las obras musicales son aquellas composiciones con o sin letra que abarcan distintas combinaciones de sonidos que cumplen con la finalidad de su disfrute por la persona que la escucha y las que merecen diferenciar sus elementos expresivos para distinguirlas de otras obras (2020, p. 7).

Consideramos que no solo basta con su reconocimiento dentro de un listado no taxativo, sino que nuestra Ley debería describir explícitamente el significado de “obra musical” al igual que lo hace para las expresiones “obra audiovisual” u “obra plástica”, definidas en su artículo 2°. Cabe precisar que dicho artículo, en su inciso 14, define al “fonograma” como lo que, en nuestra opinión, sería lo más cercano a una conceptualización idónea de “pieza musical”. Así, el fonograma es definido de la siguiente manera:

“Los sonidos de una ejecución o de otros sonidos, o de representaciones digitales de los mismos, fijados por primera vez, en forma exclusivamente sonora. Las grabaciones gramofónicas, magnetofónicas y digitales son copias de fonogramas”.

Notamos que un fonograma vendría a ser el resultado de la ejecución o interpretación de la obra creada por el autor. Sin embargo, si bien para que la pieza musical exista en sí misma necesita que se ejecute sonoramente, esta no se limita a la mera representación de la idea a través de los sonidos. En esta línea, concordamos con el concepto de Hernández Plo, pues una obra musical no se basa únicamente en una idea, sino en cómo esta es expresada a través de los sonidos y, sobre todo, se sirve de diferentes elementos expresivos (como, por ejemplo, las líricas) a los que puede recurrir para expresar un mensaje al oyente. Entonces, no solo hablamos de un conjunto de sonidos, sino que también involucra el trasfondo de esta en su propio contexto.

Los “intérpretes” en nuestro ordenamiento

A diferencia del anterior concepto analizado, la Ley sí define al “artista intérprete o ejecutante” explícitamente. Se señala que este es la persona que “representa, canta, lee, recita, interpreta o ejecuta en cualquier forma una obra literaria o artística o una expresión del folklore, así como el artista de variedades y de circo” (artículo 2° inciso 2).

Además, la Ley del artista intérprete y ejecutante (Ley N°28131), en su artículo 2°, define lo siguiente:

“Para efectos de la presente Ley se considera artista intérprete y ejecutante, en adelante “artista”, a toda persona natural que representa o realiza una obra artística, con texto o sin él, utilizando su cuerpo o sus habilidades, con o sin instrumentos, que se exhiba o muestren al público, resultando una interpretación y/o ejecución que puede ser difundida por cualquier medio de comunicación o fijada en un soporte adecuado creado o por crearse” [énfasis propio].

Así, a diferencia de los autores, quienes son las personas naturales que “realizan la creación intelectual” (artículo 2° inciso 1 de la Ley); los intérpretes no necesariamente participan en el proceso de creación, sino en la concretización de la obra para que esta pueda ser percibida y disfrutada por la audiencia.  

En la resolución N° 126-2020/CDA-INDECOPI, se señala que el objeto de protección de los artistas intérpretes y/o ejecutantes es la prestación o actividad artística brindada (fundamento 4.3). Por lo que, en el caso de las obras musicales, el objeto de protección de un intérprete sería su participación en la actividad artística. Con ello, consideramos que la prestación no solo incluye la prestación de la voz del artista, sino que debe analizarse el valor de su interpretación y presencia dentro de la obra musical en el caso en concreto. Ello debido a que la participación de un artista, por más que interprete la misma parte de la obra final, no solo representa una mera ejecución sino que también incluye un valor en sí mismo por su personalidad.    

Derechos conexos de los intérpretes

Además de los derechos de autor, los intereses del resto de personas que contribuyen para que las obras estén a disposición del público son protegidos a través de los “derechos conexos” (Solórzano, 2020, p. 51). La participación de estas personas o entidades jurídicas debe contener la “suficiente creatividad y capacidad técnica y organizativa para merecer la concesión de un derecho de propiedad que se asimile al derecho de autor” (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, 2016, p.27).

Así, dentro de los titulares de los derechos conexos se reconocen a los artistas intérpretes y ejecutantes. Sus intereses son protegidos a través de dos tipos de derechos: los patrimoniales y los morales.

Por un lado, los derechos patrimoniales protegen el ámbito económico, la exclusividad en el uso de la interpretación o ejecución, y la necesidad de autorización por parte de su titular para su reproducción o comunicación pública. Según el artículo 11° de la Ley del Artista Intérprete o Ejecutante, estos pueden ser transmitidos o licenciados a título oneroso o gratuito. Asimismo, la misma Ley señala que estos son los derechos de exclusiva (artículo 12°) y los derechos de retribución (artículo 13°).

Por otro lado, en el tipo de derechos que nos centraremos en el siguiente apartado, los morales protegen el ámbito personal, referido al sentido artístico, y a la relación particular entre el intérprete y su interpretación (Fuentes y Logreira, 2010, p. 146). El artículo 9° de la Ley del Artista Intérprete o Ejecutante señala que estos constituyen derechos fundamentales, perpetuos, inalienables, inembargables, imprescriptibles e irrenunciables. Asimismo, el artículo 10° del mismo cuerpo normativo señala que los derechos morales son los siguientes:

  1. Derecho de Paternidad: Permite al artista reclamar el reconocimiento de su nombre y de reivindicar sus interpretaciones o ejecuciones.
  2. Derecho de Integridad: Permite al artista oponerse a cualquier deformación, mutilación o modificación de sus interpretaciones o ejecuciones.
  3. Derecho de Doblaje: El artista autoriza el doblaje de sus interpretaciones y ejecuciones.
  4. Derecho de Acceso: Permite al artista acceder al ejemplar único del soporte que contenga su interpretación o ejecución artística y que se encuentre en poder de otro.
El Derecho de Integridad del artista intérprete

Como ya se mencionó, gracias al derecho de integridad, el autor o, en este caso, el artista intérprete puede oponerse a cualquier alteración de la obra en la que participó. La persona que desee intervenir la obra previamente deberá actuar con una mínima diligencia y contactar al autor/intérprete o a sus herederos. Por ejemplo, para el caso de modificaciones de murales, Solórzano asegura que el propietario del soporte sobre el que se realizó la obra no podrá modificarla sin este previo contacto o, en todo caso, el registro fotográfico de la obra original (2015, p. 109).

Si trasladamos esta mínima diligencia previa al caso en concreto, JYP Entertainment debió consultar previamente a Kim Woojin, el miembro que ya no pertenece a la alineación de Stray Kids, si está conforme o no con las re-grabaciones de la discografía en la que participó como artista intérprete [1]. De lo contrario, si nos regimos por la regulación nacional, y la afectación se diera bajo nuestra jurisdicción, de acuerdo al artículo 186° de la Ley, la vulneración de cualquier derecho moral, como lo es el de integridad, correspondería a una falta grave.

Análisis del caso de las regrabaciones presentadas en SKZ 2020 y SKZ 2021

Tanto en SKZ 2020 como en SKZ 2021, las partes “originalmente” [2] interpretadas por Kim fueron reinterpretadas por los diferentes miembros actuales del grupo (Bang Chan, Lee Know, Changbin, Hyunjin, Han, Felix, Seungmin e I.N.). Ello claramente modificó las acreditaciones en la lista de intérpretes en las nuevas versiones de ambos álbumes.

En este caso, consideramos que no se necesita de la autorización del intérprete que ya no forma parte del grupo para modificar o “suprimir” sus partes de las canciones originales, ya que estas nuevas versiones representan obras musicales diferentes a las que interpretaron los nueve miembros iniciales. Ello debido a que consideramos que lo relevante aquí es la nueva distribución en que se presentan las canciones y en la re-versión del mensaje a través de la re-escritura.

Como sostenemos, una obra musical no es únicamente una grabación, sino que la originalidad de la pieza incluye el concepto en sí que se transmite a los oyentes. Esta “esencia” se puede encontrar en la manera en que cada intérprete transmite la ejecución de la obra o en las propias líricas de la canción. Para demostrar nuestra postura, analizaremos la estructura de la presentación del setlist de las re-grabaciones en SKZ2020. y compararemos algunas de las canciones más relevantes SKZ 2021 y sus versiones “originales”.

  • Sobre la estructura del setlist de SKZ2020

Como se mencionó al inicio de este artículo, SKZ2020 incluyó las re-grabaciones de las canciones principales lanzadas por el grupo en su alineación original. Este, acreditado como álbum recopilatorio en Spotify, contiene el siguiente listado de canciones: 1) Hellevator, 2) BEWARE, 3) Spread My Wings, 4) YAYAYA, 5) District 9, 6) Miroh, 7) Grow Up, 8) My Pace, 9) Voices, 10) Question, 11) M.I.A., 12) Awkward Silence, 13) I am YOU, 14) Get Cool, 15) MIROH, 16) Victory Song, 17) Boxer, 18) Chronosaurus, 19) 19, 20) Side Effects, 21) TMT, 22) Double Knot, 23) Levanter y 24) Astronaut. De las obras musicales enumeradas, cabe resaltar que “Levanter” fue lanzada originalmente con la nueva alineación y “Astronaut” fue modificada para presentar un distribución de líneas con los ocho actuales miembros antes de su lanzamiento oficial. En consecuencia, estas dos canciones no presentaron modificaciones al ser incluidas en esta recopilación.

Debemos resaltar que, en nuestra opinión, una canción, como obra, debe ser entendida respecto a cómo es presentada. Así, el oyente puede disfrutar de una de las canciones aisladamente; sin embargo, el mensaje que transmite la misma puede clarificarse a través de la reproducción de todo el disco al que pertenezca.

En esta línea, si analizamos las canciones de SKZ2020, podemos notar que son canciones que no siguen un estilo en particular y han sido ordenadas casi cronológicamente sin pretender llegar a algún clímax para el oyente. En este sentido, al ser una mera recopilación, al oyente le sería indistinto escuchar el álbum en orden o aleatorio, pues la interpretación de una canción no depende de la otra. Este álbum, pues, como lo señala el título, es una mera actualización de sus canciones más representativas.

En cambio, en el arco narrativo de Stray Kids como grupo, podemos notar que, desde el mini álbum debut “I AM NOT” (2018) hasta “Clé: LEVANTER” (2019), se siguió una línea que se reforzó con los simbolismos presentados en los videos musicales de cada canción principal de sus respectivas eras. Sostenemos, pues, que los seis álbumes lanzados en este lapso deben ser considerados como “álbumes conceptuales” [3]. Este tipo de álbumes se caracterizan por “tener una idea o concepto central, ya sea narrativo, instrumental o de composición, que atraviesa y unifica toda la obra” (Martínez, 2018, p. 155).

En una entrevista para Forbes antes del lanzamiento de “Clé 2: Yellow Wood” (2019) (Kelley, 2019), se concluyó que la construcción narrativa comenzó cuando los miembros “escapan” de una ciudad distópica llamada “District 9”, la cual estaba gobernada por una “uniformidad autoritaria”. Así, los miembros deciden empezar su propio camino a través de un viaje de autoconocimiento que culmina en “I am YOU” con los miembros descubriendo que aún deben encontrar sus propias identidades. A partir de “Clé 1: MIROH” y “Clé 2: YELLOW WOOD”, deben atravesar el laberinto de la ciudad de MIROH y enfrentarse a las adversidades de “Yellow Wood”. Esta línea narrativa fue presentada conscientemente no solo en los videos musicales, sino que también fue tomada en cuenta en el proceso creativo de la composición de cada canción.  En aquella ocasión, Bang Chan, el líder del grupo, manifestó lo siguiente:

“Es un poco desafiante [seguir la línea narrativa] […] pero cuando escribimos nuestras canciones, pensamos en lo que hemos escrito antes y cómo debemos continuar a partir de eso […]. Está bien, no es tan difícil. Pero tenemos que pensar en [ello]” [4].

Esta línea narrativa culmina con “Clé: Levanter” lanzada luego de la salida de Kim del grupo. Según la narración de Bang en el video especial de introducción de este mini álbum, en la serie “Clé”, la segunda parte de este arco narrativo, los miembros se habían enfocado en un llave para escapar de las adversidades y, en realidad, no era eso (2019). A partir de esta era, los miembros seguirán la narrativa de la canción principal de este disco “Levanter” y declararán que ahora “todo está bien” porque dejaron todo atrás y pueden ser sí mismos.

Notamos, pues, que cada canción principal que formó parte de estos discos seguía la narrativa que ellos crearon para su propio universo y, por tanto, seguían un orden cronológico de progreso. Sin embargo, si bien la mayoría de las canciones regrabadas para la recopilación de SKZ 2020 respetan su orden de lanzamiento original, estas son despojadas de sus “b-sides” correspondientes, dejando a cada canción sin el contexto narrativo que cada álbum conceptual les ofreció.

  • Sobre la reescritura de las canciones en SKZ 2021

En este segundo álbum de re-grabaciones, el cual no es clasificado como una recopilación, se terminan de adaptar a la nueva alineación el resto de canciones que habían sido interpretadas “originalmente” por los nueve integrantes. En este, a diferencia de SKZ 2020, no se limitan a reinterpretar, sino que modifican las líricas de algunas canciones para crear un nuevo mensaje y, por tanto, una nueva pieza musical en conjunto.

Este proceso de reescritura se centró en cuatro canciones: Mixtape #1/ Placebo, Mixtape #2 / Behind the Light, Mixtape #3 / For You y Mixtape #4 / Broken Compass. En estas canciones, se suprimieron interpretaciones cantadas y solo se dejaron las ejecuciones musicales (la pista o instrumental), o se modificaron las líricas que hacían referencia a una alineación de nueve integrantes.

Sobre las partes líricas que fueron suprimidas, podemos notar que Kim fue acreditado como escritor en Mixtape #1, Mixtape #2, Mixtape #3 y Mixtape #4, por lo que podría deducirse que las partes modificadas pudieron ser escritas “originalmente” por él. Por ejemplo, en Mixtape #3 (I am YOU, 2019), los miembros de la agrupación en aquel momento brindaban un mensaje de apoyo y comprensión hacia los estudiantes que competían por obtener buenas calificaciones. Al inicio de esta, Kim Woojin interpreta la siguiente estrofa:

“Hoy como siempre

Voy en un camino a la sala de estudio

Sin luces

Los tiempos aburridos empezaron otra vez

Pierdo mis fuerzas y solo veo el reloj” [5].

Esta estrofa fue suprimida en la versión de “For You” (SKZ 2021, 2021) y solo se recurrió a dejar el instrumental de fondo. Sin embargo, esta supresión de la interpretación no significa la variación del mensaje de esta canción en específico. Simplemente esta canción brinda una versión “actualizada” del mensaje de apoyo pero únicamente bajo las palabras de los miembros actuales.

Ahora bien, sobre la modificación de las líricas, podemos notar los cambios más notables en Mixtape #2 / Behind the light y Mixtape #4 / Broken Compass. A continuación, compartiremos un cuadro comparativo para notar las diferencias.

MIXTAPE #2 (Clé 2: Yellow Wood, 2019)

BEHIND THE LIGHT (SKZ 2021, 2021)

“Cuando nosotros los nueve nos juntamos, somos un faro.

Las cosas cambian” [5].

“Pero ahora, hay tantas flores iluminando a cada uno de los nueve” [6].

“El amor de hermanos de nosotros nueve, conectados por la música y el baile” [7].

“Nos volvemos un faro que hace que cada quien brille. Las cosas cambian” [8].

“Pero ahora, las flores nos iluminan” [9].

“El amor de hermanos, conectados por la música y el baile» [10].

MIXTAPE #4 (Clé 2: Yellow Wood, 2019)

BROKEN COMPASS (SKZ 2021, 2021)

“Stray Kids, nueve o ninguno, vamos pasar la línea de meta” [12]. Stray Kids, STAY [nombre del fandom del grupo] o ninguno, vamos a pasar [juntos] la línea de la meta” [13].

Este es el punto que, en nuestra opinión, es el más importante en el cambio de narrativa presente en SKZ 2021. Desde el programa predebut “Stray Kids”, uno de los lemas principales de la agrupación era “Nine or none”, debido a que, en el reality en el que participaron para debutar como un grupo idol, el líder Bang Chan formó una alineación de nueve miembros escogiendo a sus propios compañeros trainees. A lo largo del programa, debieron cumplir diversos retos y realizar presentaciones de las canciones producidas y escritas por ellos mismos. Park Jinyoung (J.Y.Park), el fundador de JYP Entertainment, tenía la potestad de eliminar a los miembros que no cumplieran con el nivel requerido para debutar; sin embargo, la agrupación aspiraba a permanecer unida con toda la alineación propuesta. Al final del reality, todos los nueve trainees participantes, incluyendo a Bang Chan, lograron debutar en el grupo homónimo al nombre del programa:  “Stray Kids”.

Esta narrativa de cohesión de los nueve miembros también estuvo presente en títulos de sus canciones como “District 9” y, como vimos en el gráfico, en las líricas.

El cambio en ese notable énfasis en su narrativa como agrupación es, en nuestra opinión, uno de los mensajes principales de este álbum y, por tanto, al tener un nuevo concepto, ya no es considerado un álbum recopilatorio, sino una pieza musical diferente a los álbumes de “I am YOU» y “Clé 2: Yellow Wood”.

  • ¿Obras musicales diferentes?

Se podría afirmar que, en términos materiales, al ser dos grabaciones distintas, estaríamos hablando de obras “distintas”. Sin embargo, si seguimos el principio de integridad que, en nuestro análisis en específico, Kim tendría, como artista intérprete, la potestad de oponerse a cualquier modificación en las canciones en las que participó así estas no sustituyan la obra “original”. Ello debido a que, si bien no se ha restringido el acceso a las canciones “originales” en las que participaba alineación de nueve miembros y estas siguen incluidas en sus correspondientes álbumes físicos y digitales, podríamos afirmar que las nuevas versiones modificadas pueden contravenir la interpretación de las versiones más antiguas y pueden afectar, a su vez, su nivel de difusión.  

Entonces, si bien ambas versiones de todas las canciones incluidas en SKZ 2020 y SKZ 2021 están disponibles para los oyentes, cabría preguntarnos si esta nueva distribución de los materiales “originales” necesitó de la autorización previa o por lo menos el contacto previo de Kim.

Como lo demostramos, aparte de distribuirse comercialmente al mismo tiempo, tanto SKZ 2020 como SKZ 2021 representan obras musicales diferentes a las versiones más antiguas y, por tanto, al no tratarse de las mismas obras, no sería necesaria la autorización o contacto previo de Kim. Ello debido a que, siguiendo nuestra postura de que la interpretación no solo incluye la prestación de la voz del artista en sí, sino también el valor y presencia de esta dentro de la obra musical, podríamos entender que su “ausencia” en SKZ 2020 y SKZ 2021 está justificada en lo siguiente:

  • La nueva estructura de los setlists diferencian a SKZ 2020 y SKZ 2021 de álbumes conceptuales. En estos últimos, las canciones y sus respectivas interpretaciones podían ser analizadas por los oyentes para seguir una concreta narrativa.
  • Las variaciones en la reescritura de las canciones representa un nuevo mensaje de la agrupación en la que ya no se hace referencia al número de miembros que los caracterizó como agrupación desde su debut.

Por tanto, en términos de “originalidad” propiamente dicha, nos encontramos frente a obras distintas en tanto no solo se tratan de ejecuciones vocales diferentes en el tiempo, sino que la forma en la que se estructuran en el setlist y sus líricas conforman mensajes diferentes para el oyente. Por ello, la conexión entre la obra y el autor o intérprete es diferente en cada álbum analizado.

Al respecto, podemos realizar un paralelo respecto a la flexibilización del derecho de integridad en la jurisprudencia del Tribunal de Justicia Andino. En el caso 47-IP-17, para los casos en que la obra, por su naturaleza, existe en un soporte material de la titularidad de un tercero y cuya separación no sea posible sin la afectación de alguno de los dos, el derecho de integridad del artista se debe repensar. Este  derecho, pues,  debe  pensarse como  un  “derecho  renunciable  que  podría  ser  temporal  y cuya protección debe ceder en casos donde el interés público,  la seguridad  y  el  derecho  a  la  imagen  de  un  tercero,  y  la pérdida  de  la  cosa  estén  en  juego” (Bernal y Palacios, 2020, p. 92).

Consideramos que si repensamos este análisis en obras musicales interpretadas por varios artistas, podemos afirmar que el derecho de integridad debe entenderse en razón de la pérdida actual del mensaje de la obra si es que no se modifica la distribución de las ejecuciones e interpretaciones dentro de ella. Asimismo, debemos tener en cuenta que los artistas, dentro de su libertad de creación artística, tienen la potestad de emitir (y volver a emitir) el discurso que deseen con sus obras. Por ello, modificaciones que configuren nuevas obras musicales diferentes a las que participaron inicialmente deberían ser legítimas sin la necesidad de la autorización previa de todos los artistas intérpretes, ejecutantes o autores de la obra “original”. En este caso, los miembros actuales de Stray Kids han reconfigurado su discurso no para únicamente “obviar” o limitar la distribución comercial de la interpretación de Kim. Por el contrario, material y conceptualmente, ambas versiones existen a la vez sin reemplazarse y configurando obras (y no solo ejecuciones) distintas.

Conclusiones
  • Nuestro ordenamiento debería describir explícitamente el significado de “obra musical” y no solo hacer referencia a un “fonograma”. Ello debido a que una canción no solo es una ejecución o interpretación despersonalizada, sino que su originalidad se basa en los diferentes elementos expresivos a los que puede recurrir para expresar un mensaje al oyente.
  • Los artistas intérpretes y ejecutantes son protegidos en razón a su prestación o actividad artística brindada. Esta prestación no solo incluye la utilización de la voz del artista, sino que debe analizarse el valor de su interpretación y presencia dentro de la obra musical en el caso en concreto.
  • Uno de los derechos conexos más importantes de los artistas intérpretes es el derecho moral de integridad. Gracias a este, el artista intérprete puede oponerse a cualquier alteración de la obra en la que participó.
  • Debido a la nueva distribución en que se presentan las canciones y en la re-versión del mensaje de estas a través de la reescritura, las versiones de SKZ 2020 y SKZ 2021 representan obras diferentes a las canciones en las que participó Kim Woojin.

(*) Sobre la autora: Estudiante de la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica del Perú, miembro ordinaria de la asociación civil IUS ET VERITAS y miembro del Consejo Editorial del portal de actualidad jurídica IUS 360. 


Referencias

[1] Kim Woojin, según la Korea Music Copyright Association (KOMCA),  fue acreditado en seis canciones como parte del grupo de escritores de canciones para Stray Kids. Estas canciones son “SCHOOL LIFE” (del mini álbum pre-debut MIXTAPE), “MIXTAPE 1” (del mini álbum I AM NOT – 2018), “WHO” y “MIXTAPE 2” (del mini álbum I AM WHO – 2018), “MIXTAPE 3”  (del mini álbum I AM  YOU), “MIXTAPE 4” (del mini álbum CLE 1: MIROH). Para corroborarlo, puede acceder al registro de KOMCA bajo el código de autor “10017986” correspondiente a Kim como autor a través del siguiente enlace: http://www.komca.or.kr/foreign2/eng/S01.jsp 

Sin embargo, debemos tener en cuenta que en la mayoría de la discografía de Stray Kids, 3RACHA, sub-unidad conformada por los miembros del grupo Bang Chan, Seo Changbin y Han Jisung (los cuales son acreditados bajo los códigos “10016933”, “10016935” y “10016936” en el registro de KOMCA correspondientemente) se encargan de la producción y escritura de las canciones. A efectos de no extender en demasía el análisis, solo nos centraremos en el papel de Kim como intérprete sin detrimento que podrían excepciones al análisis en el que nos podríamos centrar en su papel como autor de las versiones originales.

[2] En el presente artículo, cuando utilicemos el término “original” no nos referiremos al concepto de originalidad para descartar plagios, sino que nos centraremos en que una obra fue creada y distribuida antes. Cuando nos centremos en la segunda acepción de originalidad, nos referiremos a esta como “originalidad en sentido estricto”.

[3] Estos seis mini álbumes son I AM NOT (2018), I am WHO (2018), I am YOU (2018), Clé 1: MIROH (2019), Clé 2: Yellow Wood (2019), Clé: LEVANTER (2019).

[4] Traducción y aclaraciones propias. El texto original menciona lo siguiente:

“It is a bit challenging,” said Bang Chan. “But when we write our songs, we do think about what we’ve written before and how we need to continue off of that and what we need to think about writing on next. It’s okay, it’s not that difficult. But we do need to think about [it].”

[5] Traducción propia a partir del inglés. La letra original es la siguiente:

오늘도 어김없이

독서실로 향하는 발걸음

가볍지만은 않아

또다시 시작된 지루한 시간들에

힘이 빠지고 시계만 보게 돼

[6] Traducción propia a partir del inglés. La letra original es la siguiente:

아홉이 모이면

등대가 돼 상황이 바뀌어

[7] Traducción propia a partir del inglés. La letra original es la siguiente: “지금 아홉을 비춰주는 많은 꽃들이 있기에

[8] Traducción propia a partir del inglés. La letra original es la siguiente: 음악이랑 춤 하나로 통한 단순한 9명의 우애야

[9] Traducción propia a partir del inglés. La letra original es la siguiente:

서로를 비추는 등대가 돼

상황이 바뀌어

[10] Traducción propia a partir del inglés. La letra original es la siguiente: «지금 우리를 비춰주는»

[11] Traducción propia a partir del inglés. La letra original es la siguiente: 음악이랑 춤 하나로 통한 단순한 형제들의 우애야

[12] Traducción propia. La letra original es la siguiente: “Stray Kids 9 or none, we’re gonna cross the finish line”.

[13] Traducción y aclaraciones propias. La letra original es la siguiente: “Stray Kids STAY or none, we’re gonna cross the finish line”.


Bibliografía

Bernal Ramírez, Edwin Jesith y Palacio Puerta, Marcela . (2020). La flexibilización del derecho moral de integridad por la jurisprudencia andina. Civilizar Ciencias Sociales y Humanas, 20(38), 81-94. Recuperado el 20 de febrero del 2021 en https://doi.org/10.22518/jour.ccsh/2020.1a01 

Convenio de Berna para la Protección de las Obras Literarias y Artísticas. Artículo 2°. 28 de septiembre de 1979. Recuperado el 20 de febrero del 2021 en  http://fiadi.org/wp-content/uploads/2017/10/CONVENIO-DE-BERNA-PARA-LA-PROTECCION-DE-LAS-OBRASLITERARIS-Y-ARTISTICAS.pdf 

Decreto Legislativo Nº 822. (2003). Ley sobre el Derecho de Autor. 23 de abril de 1996. Recuperado el 20 de febrero del 2021 en https://www.indecopi.gob.pe/documents/20182/143803/DecretoLegislativo822.pdf 

Hernández Plo, María. (2020). Música y Derecho: la obra musical como objeto

protegido por la Propiedad Intelectual [Trabajo de Fin de Grado]. Universidad Zaragoza. Recuperado el 20 de febrero del 2021 en https://zaguan.unizar.es/record/98827/files/TAZ-TFG-2020-1599.pdf 

JYP Entertainment. (2019, December 2). Stray Kids [INTRO “Clé : LEVANTER”] [Video]. YouTube. Recuperado el 20 de febrero del 2021 en https://www.youtube.com/watch?v=dJJ6RbiREf8&ab_channel=JYPEntertainment 

Kelley, C. (2019). Stray Kids Talk Songwriting, Career Goals And Their First U.S. Tour. Forbes. Recuperado el 20 de febrero del 2021 en https://www.forbes.com/sites/caitlinkelley/2019/06/06/stray-kids-talk-songwriting-career-goals-and-their-first-us-tour/?sh=65a492901c49 

Ley Nº. 28131. (2003). Ley del Artista Intérprete y Ejecutante. 10 de diciembre del 2003. Recuperado el 20 de febrero del 2021 en https://cdn.www.gob.pe/uploads/document/file/105112/_28131_-_01-11-2012_01_15_30_-LEY-28131.pdf 

Martínez Corona, G. (2018). Álbumes conceptuales. Éxodos. Crítica, 155–159. Recuperado el 23 de febrero del 2021 en https://www.revistadelauniversidad.mx/download/480bb62a-cacb-42d6-94ac-e7fd5b507601?filename=albumes-conceptuales 

Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI). (2016). Principios básicos del derecho de autor y los derechos conexos (Segunda edición). Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI). Recuperado el 20 de febrero del 2021 en https://www.wipo.int/edocs/pubdocs/es/wipo_pub_909_2016.pdf 

Solórzano Solórzano, R. (2015). En torno al derecho moral del autor a la integridad de su obra: reflexiones a propósito del daño efectuado a los murales en el Centro de Lima. Derecho PUCP, (74), 97-112. Recuperado el 20 de febrero del 2021 en  https://doi.org/10.18800/derechopucp.201501.003 

Solórzano Solórzano, R. (2020). La protección jurídica del derecho de autor y de los derechos conexos. Pontificia Universidad Católica del Perú. Fondo Editorial.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here