El portal jurídico de
IUS ET VERITAS

La clínica jurídica y la enseñanza de derecho

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

La enseñanza es un proceso constante y permanente, es un proceso que debe ir a la par de las necesidades de los estudiantes y de la sociedad. Estos intereses deben ir de la mano para que el aprendizaje sea pleno y fructífero.

El aprendizaje en Derecho no es distinto, no solo las normas, instituciones y doctrinas van cambiando. Lo mismo sucede con la sociedad y los alumnos que buscan siempre conocimientos y que estos puedan ser aplicados en su vida académica y profesional.

La enseñanza de Derecho se fundamenta en formar a los alumnos en habilidades y capacidades que les permita convertirse en profesionales de Derecho. Formar abogados que sin importar el rubro que decidan ejercer, posean destrezas que les permitan ejercer su labor en el más alto nivel ético y profesional.

Bajo este fundamento es que se construyó lo que se conoce como el método clínico de enseñanza en derecho. Este método parte de una premisa fundamental, los alumnos deben aprender, además de conocimientos, a poder aplicar los contenidos teóricos a situaciones reales y concretas que ocurren en la sociedad.

Es así que, las Clínicas Jurídicas se configuran como espacios que permiten que los alumnos desarrollen estas destrezas y habilidades a partir de la práctica. A diferencia de otros cursos donde los contenidos teóricos priman, las Clínicas Jurídicas tienen un componente práctico intrínseco. Se desarrollan también contenidos teóricos, pero la premisa básica de una Clínica es que el alumno pueda plasmar en casos concretos lo que ha ido aprendiendo en la carrera.

Estas habilidades y destrezas que desarrollan los alumnos en un curso de Clínica van desde cosas tan sencillas como aprender a redactar un escrito, hasta habilidades más complejas como las de realizar una entrevista con un cliente, siendo capaz de identificar los puntos centrales de un caso, brindando orientación y asesoría que resuelva la problemática planteada.

A su vez, el trabajo clínico permite desarrollar habilidades más sutiles, como poder manejar la carga emocional de casos complejos, donde el cliente ante una situación dramática puede ver desbordada sus emociones.

Asimismo el curso permite que el alumno refuerce y amplíe sus habilidades para la investigación. La investigación en Clínica Jurídica busca profundizar conceptos pero con una idea clara, buscar a través de la investigación el cambio y reforma de situaciones problemáticas que se identifiquen.

Además de estas destrezas, las Clínicas tienen otro componente esencial que es el de la  responsabilidad social, las Clínicas son un espacio que permite hacer llegar el derecho a poblaciones especialmente vulnerables. Es así que, además de aprender a partir de la práctica, la Clínica les permite a los alumnos realizar un trabajo que tendrá incidencia directa en el beneficio de la situación de poblaciones y grupos vulnerables.

 La Responsabilidad Social muchas veces se relaciona con asistencialismo, pero lejos de eso, lo que busca la Clínica es empoderar a estas poblaciones, para que a partir del conocimiento de sus derechos y el ejercicio pleno de los mismos, puedan ver transformada su realidad.

 Por otro lado, los alumnos de Clínica Jurídica llevan a cabo tareas de litigio estratégico, que consiste en la realización de todas las actuaciones necesarias para realizar un trabajo de incidencia en un caso determinado que tenga un potencial impacto en la sociedad.

 Esto significa el planeamiento de un caso para no solo resolverlo a través del litigio, sino estructurar el caso para que tenga una visibilidad, planificando una estrategia de medios, desarrollando materiales, documentos de trabajo y todo aquello que contribuya a conseguir un resultado exitoso de litigio, pero más importante aún, que permita promover o iniciar un cambio social. No cualquier caso tiene este potencial, es parte del trabajo de los alumnos de Clínica saber identificar estos casos.

El litigio estratégico supone además un trabajo de largo aliento, donde el alumno debe identificar que puede realizar en el espacio de Clínica y que debe realizarse con aliados estratégicos que contribuyan al éxito en el caso. Para esto es muy importante la planificación y saber además comprometer al individuo y la comunidad beneficiada, involucrando además a otras instituciones públicas y privadas. Es sin duda un trabajo fascinante, que muchas veces no se puede hacer en otros espacios del Derecho.

Son estos componentes los que hacen de las Clínicas Jurídicas fundamentales en la formación integral de un futuro abogado, esto porque permite que el estudiante desarrolle habilidades que en un futuro cercano serán valiosas en el ámbito profesional en el que uno se quiera desempeñar.

La Facultad de Derecho de la PUCP a través de las Clínicas Jurídicas de Acciones de Interés en Público viene desarrollando este de trabajo desde hace años, creemos que con el tiempo estos espacios continuarán fortaleciéndose y cada vez más alumnos querrán ser parte de esta experiencia maravillosa.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.