El derecho a la vida del concebido como sujeto de derecho: el gran problema de la despenalización total del aborto | Christian Zavaleta Vasquez

1626
0
Compartir

Escrito por Christian Zavaleta (*)

1.Introducción

Dentro de nuestra sociedad posmoderna, se pueden percibir temas controversiales, como la práctica del aborto, que se han ido incorporando al diálogo, suscitando diversos debates en los últimos años y logrando con ello un gran impacto a nivel social y cultural. En distintas partes del mundo ha sido defendida e interiorizada su práctica, inclusive exigiéndolo como un derecho y para ello requiriendo imperativamente un reconocimiento tanto social como jurídico.

El problema del aborto es que se fundamenta desde una serie de falencias o errores argumentales, pues, el concepto de persona está dado por su condición de ser humano. Por tanto, desde el momento de la concepción, el concebido se hace titular del derecho a la vida, en tanto que, para la aplicación del aborto, es necesario la relativización del ejercicio de un derecho fundamental como lo es la vida.

Es sencillo poder diferenciar entre dos sistemas de despenalización del aborto. El de plazo, que da libertad a la decisión de la mujer gestante para poder abortar; mientras que en el de indicaciones, el aborto es netamente aprobado por cuestiones específicas, tales como indicaciones terapéuticas, aspectos éticos o criminológicas, como en casos de violación, indicaciones eugenésicas o por piedad.

Por lo anterior mencionado, en el presente artículo se tratará acerca del primer sistema y cuan peligroso es la relativización de la vida en el caso del concebido.

2. Derecho a la Vida como Base de Derechos

Como explicó la Dra. Silvana Erazo (2011), el derecho a la vida debe ser entendido como un valor supremo, inherente a la condición de la especie humana y cuya violación resulta de carácter irreversible, dado que sobre la misma se fundan los demás derechos. En tal sentido, el derecho a la vida se concibe como un prerrequisito para el disfrute de los demás derechos. Por ese motivo, el Estado deberá proteger la vida humana frente a cualquier tipo de agresión y sancionar severamente a quienes amenacen o atenten contra este derecho.

En ese sentido, el derecho a la vida existe desde que se hace presente la vida humana; entonces, desde el momento de la concepción, al concebido se le reconoce como titular de este derecho. Por otro lado, se suele señalar que el aborto busca velar por la vida digna; sin embargo, es un fallo sustancial el determinar el valor de una vida mediante un término tan ambiguo de interpretar como lo es la dignidad. De acuerdo con Víctor García Toma (2007), el hombre, por su misma naturaleza, es supremo e intangible, la dignidad es común a todos los seres humanos por igual; esto último se puede traducir en que la condición humana trae consigo inherentemente una condición de dignidad que exige, además, una atención de sus necesidades básicas y el fin supremo tanto del Estado como el de la sociedad es garantizar dichas necesidades. En otras palabras, es inadmisible que lo que se busque por respuesta no sea la garantía o apoyo a la satisfacción de dichas necesidades, sino sea la desvirtualización y el despojo total de los derechos humanos del concebido.

3. Sujeto de Derecho

El ser humano no solamente existe, sino que dicha existencia implica imperativamente una coexistencia con sus semejantes: “La existencia humana es coexistencia “(Torres, 2019, p. 473). De tal manera, la realización humana y la capacidad de satisfacer sus necesidades mediante la coexistencia pacífica en comunidad se garantiza a través del Derecho.

Teniendo en cuenta ello, las normas jurídicas son reguladoras de la conducta humana compartida, refiriéndose así a la interferencia subjetiva de acciones posibles, por lo que el Derecho solo es un regulador de la conducta social humana y el humano es el único destinatario de las normas jurídicas. Observándose así, que la esencia del ser humano determina su aptitud de ser titular de derechos como de responsabilidades.

Erazo (2011) indica que el referirse al ser humano como persona o sujeto de derecho por el solo hecho de ser tal está apoyado bajo el argumento material de comprender al ser humano como fuente y justificación finalista – funcional del Derecho.

Se concluye de manera consensuada en la mayoría de legislaciones que el sujeto de derecho es todo aquel ser humano desde su concepción hasta su muerte. Pero de esta afirmación nacen dudas como: ¿Qué es la concepción? ¿Por qué desde ese momento se le considera ser humano?

Para responder estas preguntas, en primer lugar, debemos remitirnos hacia los estudios embriológicos y genéticos respecto a la formación del ser humano desde su etapa prenatal, para después darle un análisis más filosófico del mismo. Tomando como referencia el manual de Embriología Médica de Sadler, se comprende que después de que los espermatozoides hayan atravesado el cuello uterino y que ese único espermatozoide se haya unido con la membrana externa del óvulo, inicia el proceso de la concepción o también llamada fecundación. Según Sadler, autor del documento mencionado, la concepción “(…) es una secuencia compleja de acontecimientos moleculares coordinados, (…) y finaliza con la mezcla de los cromosomas de orígenes materno y paterno (…)”. Lo importante es esto último, pues nos habla de la unión de cromosomas, y de acuerdo con el mismo manual de Embriología los rasgos individuales son determinados según genes específicos contenidos en estos, por lo que el código genético es único. Esto es lo que nos da la calidad de ser humano como tal, ya que, según el National Human Genome Research Institute, el número de cromosomas por células es específico en cada especie, denominándose complemento cromosómico de la especie; además, este es lo que nos diferencia a nivel individual, logrando así definir la particularidad entre la gestante y el concebido, visto que este último ya tiene una esencia única que lo distingue como un individuo de la especie humana.

4. Choque de Absolutos

Uno de los aspectos más importantes en el debate acerca de la despenalización del aborto es la discusión moral. El constitucionalista estadounidense Laurence Tribe denomina eficazmente como “choque de absolutos” al enfrentamiento entre la creencia del derecho absoluto a la vida del no nacido y la creencia del derecho absoluto de la decisión de la mujer sobre su propio cuerpo.

Es importante recalcar lo ya antes mencionado, el derecho a la vida debe ser tomado como un derecho absoluto y no debe relativizarse según una decisión tomada por la mujer gestante, ya que el concebido como tal no es una vida humana en potencia, sino en acto. Por consiguiente, en el instante en el que la fecundación concluya y se forme un código genético único, dicho ser vivo pasa a ser parte de la especie humana; por su disposición genética, adquiere una personalidad como tal, ya que en él posee aquel agente diferenciador dentro de su propia especie que se expresará a través de su desarrollo humano, pero que son predispuestos desde ese momento. De tal manera, no solo podemos ver claramente el deber moral de proteger la vida del concebido por su condición de ser humano, sino que, de no estar claro que fuese un ser humano en acto o en potencia, debería velarse igualmente por su protección, ya que, dentro del Derecho, ante la duda siempre se vela por la protección del más vulnerable y en este caso es el concebido o embrión (in dubio pro feto).

Además, acerca del segundo derecho que choca con el derecho a la vida del no nacido, está el derecho absoluto de la decisión de la mujer sobre su cuerpo, el cual es un argumento insostenible en sí mismo, porque si bien existe una participación significativa del cuerpo gestante, no es el único ser que participa de esa etapa prenatal. Ya hemos explicado anteriormente cuál es la base cuando nos referimos sobre una individualidad entre la gestante y el concebido, por lo que es fundamental distinguir los límites del derecho a la libertad de la gestante sobre su cuerpo, siendo este la vulneración de otro derecho, en este caso, un derecho fundamental y absoluto como lo es la vida humana.

5. El aborto en el Perú según la normatividad peruana

Para poder referir de manera más completa al aborto es importante enfocarlo también dentro de un carácter más cercano, un carácter nacional, referenciándonos con la normativa peruana.

Si bien el Derecho como tal no es una ciencia que contemple una verdad absoluta, sino que dependiendo del enfoque que el sistema jurídico tenga, habrá una perspectiva de la realidad. Por consiguiente, estando sujeta a que esta misma presente cambios y evolucione a través del tiempo, hay que tener en consideración que existen valores inherentes al Derecho, que son parte de su esencia, cuestiones que no deben perderse y deben reafirmarse en el Derecho peruano, por lo que expondremos qué prescribe la Constitución Política, el Código Civil y el Código Penal.

Respecto a nuestra Carta Magna, en su artículo 2 inciso 1 nos indica textualmente que: “El concebido es sujeto de derecho en todo cuanto le favorece”, misma afirmación que se repite en el Código Civil, siendo este último el que agrega que “La vida humana comienza con la concepción”. Entendiendo, así, que para el Derecho peruano ha de ser inadmisible la despenalización del aborto, por lo que el Código Penal en varios artículos no solo tipifica al aborto como delito, sino también a las lesiones cometidas contra el concebido, considerando la titularidad de derechos del ser humano desde su concepción y estaría claramente haciendo un atropello del derecho fundamental de la vida al concebido.

Entendiendo ello, la despenalización del aborto dentro del Derecho peruano actualmente es claramente inviable, por lo que requería no solo un arduo trabajo en modificar todas estas normas, que son base en nuestro sistema, sino que también la modificación del sentido mismo que tenemos sobre el Derecho y como este entiende a la vida humana desde su concepción, perspectiva que desde lo expuesto en este artículo refiere a lo correcto, por lo que no requiere ser modificado.

6. Reflexiones Finales

En conclusión, al ser el concebido parte de la especie humana desde su concepción, además de poseer aquel agente diferenciador dentro de su propia especie, cuenta con rasgos que se expresarán a lo largo de su desarrollo humano, predispuestos desde ese momento. Entonces, frente al choque de derechos absolutos, debe tomarse aquel que axiológicamente tenga un valor mayor; de esta manera, el derecho a la vida del concebido, el cual tiene no solo una preponderancia sobre el derecho de la gestante sobre su cuerpo, al demostrar que, como tal, son individuos completamente distintos y que en la probabilidad que no lo fuese, el Derecho debe velar por la protección del más vulnerable (en este caso el concebido o embrión) al tratarse del quebrantamiento de un derecho absoluto y fundamental como lo es la vida humana.

7. Referencias Bibliográficas

Código Civil Peruano (1984).

Código Penal Peruano (1991).

Constitución Política del Perú (1993).

Convención Americana sobre Derechos Humanos. Artículo 4°, 18 de julio de 1978

Cruz-Coke, R. (1980). Fundamentos genéticos del comienzo de la vida humana. Revista Chilena de Pediatría, 51(2). https://doi.org/10.4067/s0370-41061980000200006

Erazo, S. (2011). La vida como derecho fundamental de las personas. Ámbito Jurídico. https://ambitojuridico.com.br/cadernos/direito-constitucional/la-vida-como-derecho-fundamental-de-las-personas/

García, V. (2007). Introducción a las Ciencias Jurídicas. Jurista Editores.

Ruiz, A. (2002). EL ABORTO, ENTRE LA ÉTICA Y EL DERECHO. Revista Iberoamericana de Estudios Utilitaristas, 11(2), pp. 107-126. https://minerva.usc.es/xmlui/bitstream/handle/10347/5461/pg_107-126_telos11-2.pdf?sequence=1

Torres, A. (2019). INTRODUCCIÓN AL DERECHO: Teoría General del Derecho. Instituto Pacífico

Villafuerte, L. (2012). EL CONCEBIDO DEBE SER PERSONA. Fides et Ratio – Revista de Difusión cultural y científica de la Universidad La Salle en Bolivia, 5(5), 55-66. Recuperado en 04 de marzo de 2021, de http://www.scielo.org.bo/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2071-081X2012000100006&lng=es&tlng=es.

Sadler, T. (2019). Embriología Médica. Langman

National Human Genome Research Institute (2019). Cromosomas. https://www.genome.gov/es/about-genomics/fact-sheets/Cromosomas


Imagen obtenida de https://bit.ly/2N1YlfU

(*) Christian Zavaleta Vasquez. Estudiante de la carrera de Derecho en la Universidad Nacional de Trujillo. Miembro activo del Círculo de Estudios Logos y Ethos en el área de Investigación. Correo personal: t050600420@unitru.edu.pe

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here