El portal jurídico de
IUS ET VERITAS

PINK VENOM: No es plagio ni sampling, es interpolación | Andrea Pacheco

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Escrito por Rossana Andrea Pacheco Lostaunau (*)

Mucho se ha comentado del último éxito del grupo femenino de k-pop BLACKPINK, ya que no solo es la primera canción que lanzan como conjunto después de dos años y tras el lanzamiento de sus miembros como solistas, sino que también produce una cierta familiaridad en blinks[1] y público en general al escucharla. Esto debido a que los cibernautas y expertos en música han encontrado algunas similitudes en PINK VENOM respecto de otras canciones antecesoras, lo que ha ocasionado un largo debate en redes sobre la originalidad de la obra y los posibles conflictos por derechos de autor en los que la girl band podría encontrarse inmersa frente a otros autores y sus discográficas.

Por ejemplo, tan solo la introducción y el primer verso de la canción causan ruido pues, a  opinión de muchos, hacen referencia o “copian” partes distintivas de canciones como “I Wanna Rock” de Snoop Dog (2009), “Kick In The Door” de The Notorious B.I.G. (1997) y “Pon De Replay” de Rihanna (2005). Sin embargo, esta es una verdad a medias ya que, en realidad, esto es una excelente estrategia de marketing por parte de YG Entertainment[2], la cual se basa en la interpolación y no en el plagio -asumiendo que se han otorgado los permisos correspondientes- o sampling como algunas personas afirman.

Para explicar qué es la interpolación, hay que retornar a PINK VENOM. Uno de los extractos más discutidos es el segundo 0:24 al 0:26[3] cuando Lisa canta la estrofa “One by one then two by two”, la cual es semejante, tanto en la letra como en la entonación, a “Pon de Replay” de Rihanna en el segundo 0:30 al 0:32[4]. Como se puede apreciar , no es exactamente la misma canción, puesto que no se ha utilizado la voz, letra e instrumental de la canción perse. En cambio, se ha recreado una fracción de la canción de Rihanna que, si bien suena parecido a esta, es una nueva obra. Precisamente de eso se trata la interpolación en la música: tomar una parte de una composición y transformarla con medios o elementos propios de modo tal que se origina una nueva obra musical.

Ahora bien, muchos se preguntarán ¿por qué no es un sample? La interpolación y el sampling pueden parecer iguales, pero tienen distintas características. Mientras que la interpolación se refiere a la recreación de una composición -que se puede traducir en una partitura, letras, entre otros-, el sampling/sample se entiende como la práctica de extraer una parte de una grabación y colocarla en una obra nueva. Consecuentemente, al hacer una interpolación, el permiso debe ser solicitado al compositor; en cambio en un sampling/sample, este permiso se traslada al dueño de la grabación, que generalmente son las discográficas.

La Sala Especializada en Propiedad Intelectual del INDECOPI, en su Resolución No. 0657-2016/TPI-INDECOPI, ha señalado que los elementos constitutivos de una obra musical son el ritmo, la armonía y la melodía, empero solo esta última sucesión coherente de notas otorga derecho de exclusiva bajo los derechos de autor. El ritmo no está protegido porque puede variar dependiendo del género músical, tan es así que, por ejemplo, encontramos el dembow en casi todas las canciones de reggaetón. Por otro lado, la armonía tampoco está protegida porque se limita a acordes o notas musicales que deben de libre disposición para todos.

Por ello, ante una denuncia por infracción a los derechos de autor de una obra musical, el titular de la obra musical solo podrá ejercer derechos sobre la melodía, que posteriormente será contrastada por un perito con la obra denunciada a fin de identificar si se ha copiado ese elemento esencial de la obra original sin autorización del titular en parte de forma disimulada (plagio inteligente), o en su mayoría o integralmente (plagio burdo). Entonces, partiendo de la presunción de que YG Entertainment ha obtenido luz verde de los compositores subyacentes de las obras musicales que ha interpolado en PINK VENOM, se puede afirmar que el supuesto aplicable sería la interpolación; no obstante, de no haberse otorgado la autorización ni, en consecuencia, haberse reconocido los créditos correspondientes, sí podríamos introducir un probable plagio.

La canción de BLACK PINK no es un caso aislado de esta figura. De hecho, hemos sido testigos de diversas obras que han recurrido a la interpolación, ya sea para revivir un clásico, atraer un mayor público oyente o por cualquier otro motivo. Demos un paso atrás al 2013, año en el que Robin Thicke lanzó su single más conocido “Blurred Lines” con la colaboración del rapero T.I. y el cantante Pharrel Williams, quien también produjo la canción. Esta obra, además de haber sido duramente criticada por el mensaje que proyecta, fue objeto de una demanda por infringir los derechos de autor de la canción “Got To Give It Up”de Marvin Gaye resultando en una indemnización por daños ascendente USD 5.3 millones a favor de la familia de Gaye. En dicho caso, también se puede presumir la existencia de una interpolación, pero en vista de que los sucesores de Marvin Gaye, el compositor de la obra musical, demandaron a Thicke, claramente estos no habían dado su venia al cantante para utilizar la composición de Gaye y, en ese caso, sí se configuraría una vulneración a los derechos de autor, y, por ende, incurriría en plagio.

Así como el anterior, podemos encontrar diversos casos de interpolación sumamente conocidos como “7 Rings” de Ariana Grande, “My Favorite Things” de Rodgers and Hammerstein, “Kiss Me More” de Doja Cat y SZA y “Prisoner” de Miley Cyrus y Dua Lipa, ambas canciones con “Physical” de Olivia Newton-John, entre otros. Asimismo, también hemos disfrutado canciones que utilizan sampling de otras canciones como “Stronger” de Ye (Kanye West) que incluye el sample de la canción “Harder, Better, Faster, Stronger” de Daft Punk, “Break Your Heart Right Back” de Ariana Grande sampling “I’m Coming Out” de Diana Ross, “Hung Up” de Madonna usando un sample de “Gimme Gimme” de ABBA y más.

Por el lado negativo, tenemos los plagios como “Ice Ice Baby” de Vanilla Ice que usó el sample de “Under Pressure” de Queen y David Bowie sin la autorización de estos y “Bitter Sweet Symphony” de The Verve sampling a “The Last Time” de The Rolling Stones. Sobre este último, existen opiniones cruzadas pues pese a que ya existía una autorización del sample por parte de los autores y discográfica, esta al final decidió no aprobar el producto final de The Verve y demandarlos quitándoles el 100% de sus regalías a favor de la banda británica[5].

Pero no todo es blanco o negro. La doctrina estadounidense incorpora la figura del fair use para los samples e interpolaciones, en la que se postula que está permitido hacer uso de una obra sin la autorización de su titular en ciertas circunstancias y habiendo evaluado cuatro factores:

  1. El propósito de este uso, indicando si es comercial o sin fines de lucro.
  2. La naturaleza de la obra original.
  3. La cantidad o porción usada de la obra.
  4. El efecto de su uso en el mercado.

Si bien el fair use no es aplicado por la autoridad administrativa en Perú, ha sido acogido por plataformas mundiales de medios audiitivos y audiovisuales como Youtube mediante su herramienta Content ID Works.

En conclusión, para determinar si una obra musical ha hecho sampling o interpolación, no basta con distinguir si ha utilizado una grabación de una obra anterior o ha recreado una parte de esta toda vez que el uso de cualquier obra de un tercero debe realizarse previa autorización de este y compartiendo su titularidad en los créditos respectivos.


(*) Sobre la autora:

Especializada en Solución de Controversias por la Universidad de Lima. Con experiencia en Derecho Administrativo, Arbitraje y Propiedad Intelectual y estudios en Derecho de la Moda, Derechos de Autor y Derecho Publicitario. Autora de artículos relativos a la Propiedad Intelectual en revistas nacionales e internacionales. Primer lugar en el Tercer Moot de Propiedad Intelectual organizado por ASIPI y la Universidad Tecnológica del Perú del 2021.


Bibliografía

United States Copyright Office. (2021). Sampling, Interpolations, Beat Stores and More: An Introduction for Musicians Using Preexisting Music. Library of Congress. Washington DC, Estados Unidos.

Resolución No. 0657-2016/TPI-INDECOPI emitida por la Sala Especializada en Propiedad Intelectual del INDECOPI de fecha 09 de marzo de 2016.


[1] Término con el que se denomina al fandom de BLACKPINK.

[2] Compañía de entretenimiento surcoreana creadora de BLACKPINK.

[3] Visto en https://youtu.be/gQlMMD8auMs?t=24

[4] Visto en https://youtu.be/oEauWw9ZGrA?t=30

[5] En el 2019, Mick Jagger y Keith Richards accedieron a “cederle” su cuota de regalías a Richard Ashcroft, cantante y compositor de “Bitter Sweet Symphony”.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.