¿Qué está pasando en Colombia? Una reforma tributaria que es solo la punta del iceberg | Anjana Meza

783
0
Compartir

Escrito por Anjana Meza (*)

Desde hace varios días, miles de colombianos salieron a manifestarse en contra de la última reforma tributaria que se dispuso en el país. Cabe resaltar que, solo desde el año 2000, se han hecho 12 reformas tributarias. Según Carlos Sepúlveda, decano de economía de la Universidad del Rosario, “en las últimas dos décadas se han buscado fuentes de financiación de corto plazo” [1] .

Continuando con esta tendencia, el 15 de abril de 2021, el gobierno del presidente colombiano Iván Duque presentó al Congreso un proyecto de reforma tributaria que pretendía recaudar 6,294 millones de dólares con el cobro de impuestos. Este proyecto fue presidido por Alberto Carrasquilla, quien desempeñaba el cargo de ministro de Hacienda, pero que renunció a causa de las diversas protestas que se produjeron en el país.

Esta reforma tributaria pretendía ampliar la base de contribuyentes, elevar impuestos, reducir exenciones y aumentar el IVA de algunos productos. Es decir, se pretendía gravar
productos básicos de la canasta familiar, servicios públicos y funerales. Se pretendía, por ejemplo, subir el IVA de la gasolina de un 5% a un 19%.  Asimismo, se contemplaba por primera vez gravar con Impuesto sobre la Renta a las personas que ganen más de 656 dólares (en un país donde el salario mínimo es 248 dólares).

De esa forma, el porcentaje de impuestos estaría recayendo, sobre todo en las personas naturales o ciudadanos de a pie. Según Andrés Zambrano, profesor de Economía de la Universidad de Los Andes (Colombia), “los mega ricos pagan una tasa más baja porque saben usar las exenciones y tienen un ejército de contadores que les ayuda a deducir más impuestos” [2] . Consecuentemente y tal como señalaron Carlos Sepúlveda y otros expertos, con dicha reforma tributaria “la clase media sería la más castigada en el llamado a rescatar unas arcas vaciadas por la pandemia” [3] .

Esta disposición fue criticada por los colombianos, quienes salieron a las calles a ejercer su derecho a la protesta y a manifestase en contra de este proyecto. Francisco Maltés, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), señaló que «esta protesta es legítima en la medida que interpreta el clamor nacional de un rechazo de las políticas económicas y sociales de este Gobierno, que en medio de estas difíciles circunstancias pretende una reforma tributaria para saquear el bolsillo de los colombianos, mientras a los mega ricos no se les toca un solo pelo» [4] .

Este proyecto tributario ha sido bastante criticado, más aún si se considera la situación actual en la que muchas familias colombianas se han visto afectadas por la pandemia y los gastos que esta ha conllevado. Si bien el domingo 2 de abril, el presidente Duque retiró el proyecto tributario y señaló que se propondría otro nuevo proyecto que busque el consenso de la sociedad, las protestas no han cesado.

Hasta el momento, hoy 4 de mayo, ya van 6 días de manifestaciones, una reforma tributaria que fue retirada, el lamentable fallecimiento de 19 personas, un ministro de Hacienda que renunció y uno nuevo que acaba de asumir (José Manuel Restrep).

Cada vez más personas se suman a estas manifestaciones que demuestran el descontento social expresado hacia el Gobierno colombiano. Ahora, también se hacen presentes los camioneros, los taxistas, la minga indígena y otros grupos de la sociedad. Se hacen reclamos que buscan una reforma sanitaria para que el sistema de salud sea calidad y equidad en cuanto al acceso de los servicios médicos, sobre todo, en zonas apartadas. Es decir, se busca el logro de la regionalización del sistema de salud.

De igual manera, hay reclamos referidos a la reducción de peajes en las carreteras a nivel nacional y la disminución del costo del combustible. Así, por ejemplo, en Cali, varios camioneros que transportaban alimentos se han quedado varados, pero muestran su apoyo a las manifestaciones, tal como lo señaló uno de los camioneros: “la culpa no es del pueblo, sino de este Gobierno. Los camioneros llevamos siempre del bulto por tantos peajes, por la gasolina cara, los impuestos y las vías en mal estado” [5] . Por su parte, en Medellín, los taxistas protestan en contra de las plataformas digitales (taxis por aplicativo) que, desde su punto de vista, causan una competencia en desigualdad de condiciones y grandes pérdidas económicas, puesto que los aplicativos están exonerados de impuestos que sí tienen que pagar los taxistas que se inscriben para trabajar como tales.

Por último, se exige una reforma policial, tras varias denuncias de represión y abuso de autoridad. Por ejemplo, en Bogotá, las protestas contra la violencia policial se mantienen. Se exige el desmantelamiento del ESMAD, el Escuadrón Móvil Antidisturbios, acusado de reprimir a quienes protestan. Los ciudadanos piden que se respete su derecho a la protesta y que sean tratados por la fuerza pública como civiles y no como subversivos y que los responsables de esta institución que incurran en algún abuso sean sancionados de manera imparcial.

Se han dado toques de queda en varias partes de Colombia, así como “el exceso de presencia policial y el ESMAD que ponen en riesgo la protesta pacífica y la vida de los manifestantes” [6] . De igual forma, según Jonathan Bock, director de la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), los comunicados que suspenden las manifestaciones públicas con el argumento de la existencia de la pandemia de COVID-19 como la decisión del Tribunal de Cundinamarca que “no solo es grave por lo cantinflesco que resulta, [sino] también porque alimenta la confusión y puede generar que la Policía entre a atacar o a detener a los manifestantes” [7] .

Colombia está pasando por una dura situación en estos momentos y el gobierno debe escuchar y atender las demandas sociales. Ha habido también ciertos disturbios a lo largo del país. Sin embargo, ante todo debe prevalecer el respeto por el derecho a la vida y se debe investigar la muerte de las 19 personas durante las manifestaciones, así como los casos de heridos y la forma en la que está actuando la fuerza pública.

Imagen obtenida de https://bit.ly/3h2qYq2

(*) Anjana Meza Lazo. Estudiante en la Facultad de Derecho de la PUCP, miembro ordinario de Asociación Civil IUS ET VERITAS y actual directora ejecutiva de la misma asociación.


[1] La República – Colombia (2021) En Colombia se han hecho más de 50 reformas tributarias desde 1897. Recuperado de https://bit.ly/3tjSe5A

[2] Gestión (2021) Una reforma tributaria que aprieta a la clase media y aviva protestas en Colombia. Recuperado de https://bit.ly/3b14ge4

[3] Ibídem

[4] BBC Mundo (2021) Paro nacional en Colombia: miles de personas marchan en protesta por la reforma tributaria en medio de un grave repunte de casos de coronavirus. Recuperado de https://bbc.in/3ukQ86O

[5] France 24 (2021) En Colombia, masivas manifestaciones contra la reforma tributaria de Iván Duque. Recuperado de https://bit.ly/33bEbVe

[6] Mensaje de Ángela María Robledo, representante a la Cámara en Colombia. Recuperado de https://bit.ly/3unWBOw

[7] Mensaje de Jonathan Bock, recuperado de https://bit.ly/2Sfxorh

Compartir
Artículo anteriorGastos financieros e Impuesto a la Renta, ¿en qué escenario estamos? | Octavio Salazar y José Julio Hernández
Artículo siguiente360 segundos de Derecho | Régimen de Visitas | Marcela Huaita
IUS ET VERITAS es una asociación civil conformada por estudiantes y egresados de la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) creada el 1 de junio de 1990. Su misión es contribuir con el desarrollo del Derecho y así promover el debate intelectual en las diferentes áreas de las ciencias jurídicas. Asimismo, cultivar en los miembros de la Asociación una disciplina de trabajo que enriquezca su crecimiento profesional y personal, aportando al desarrollo de su país, basándose en valores de calidad y responsabilidad corporativa.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here