El portal jurídico de
IUS ET VERITAS

Colombia se fracciona

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

 

Introducción

Hoy es un día histórico para Colombia porque se sometió a voto popular lo acordado entre el gobierno colombiano y las FARC-EP el 26 de setiembre en La Habana. Con aproximadamente 10 años de negociación, se llegó al Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, el cual establecía, de manera detallada, la actuación del gobierno y el compromiso de los cambios en las medidas políticas-económicas en Colombia, así como las condiciones a las que se sujetaban los miembros de las FARC-EP.

El Plebiscito Por la Paz dio un resultado inesperado por la poca participación de la ciudadanía. Tan sólo el 37% de votantes acudieron a las urnas, surgiendo de aquí un fraccionamiento de Colombia, el 49.78 % optó por el SÍ y el 50.21 % por el NO [1]. Si bien Colombia se ha caracterizado por la tradición del voto voluntario, se cuestiona que en una democracia débil como Colombia, el Plebiscito Por la Paz se lleve a cabo, teniendo en cuenta la poca participación de la ciudadanía. Sin embargo, aunque el Plebiscito no era un rumbo obligatorio para ejecutar el Acuerdo Final, consideramos que la consulta a la ciudadanía es esencial porque este resultado refleja que aún hay asuntos por negociar con las FARC-EP y conciliar con el pueblo colombiano porque el daño durante estos 52 años de Conflicto Armado ha sido abrumador.

Asimismo, estos resultados también nos dejan algunas lecciones. En las regiones más afectadas se votó, preponderantemente, por el SÍ y en las zonas urbanas hubo poca participación en el proceso. Es así que un 62% de ciudadanos en Colombia decidieron por la indiferencia y tan solo un 37% votaron por la paz, independientemente de la opción marcada en las urnas.

1. Historia de violencia en Colombia. Conflicto y miedo

Las FARC-EP iniciaron su actividad en 1964, durante la ola de revoluciones en América Latina, aprovechando la ausencia del Estado en las zonas más apartadas, cubrieron las funciones de protección y orden en la zona, pidiendo a cambio dinero para subsistir  [2]; posteriormente, las FARC-EP manejaron grandes cantidades de recursos provenientes del narcotráfico y la minería ilegal, con los cuales se ha mantenido el Conflicto Armado durante 52 años.

Las FARC-EP ‘usaron como estrategia el ataque a civiles, destacándose por la práctica de secuestros, atentados terroristas, homicidios selectivos y reclutamientos forzados’ [3]. Asimismo, se afectaron a civiles, policías y políticos con los ataques a las poblaciones con explosivos o con la instalación de campos minados para proteger sus cultivos ilícitos [4]. También reclutaron niños para incoporarlos a sus filas armadas. Cuando radicalizaron su accionar en los 90, ‘Como respuesta, surgieron grupos paramilitares de extrema derecha como las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), que en su lucha de contra los terroristas cometieron crímenes similares: secuestros, asesinatos de civiles y todo tipo de masacres y abusos de derechos humanos’ [5].

En el 2002, cuando Álvaro Uribe fue presidente, intensificó las acciones contra las FARC-EP, por lo que éstas retrocedieron. Sin embargo, las FARC-EP realizaron varios atentados que tuvieron como consecuencia cientos de fallecidos y el asesinato selectivo de gobernadores y diputados. ‘Como respuesta, el ejército asesinó a Iván Ríos, Raúl Reyes y Manuel Marulanda ‘Tirofijo’, el cofundador y cabecilla del grupo terrorista. Por otro lado, en el 2006 la AUC fue desmantaleda y sus cabecillas y en el 2007 comenzó el Acuerdo Humanitario: un programa de intercambio de prisioneros entre el Estado y el grupo insurgente’ [6].

2. Grito por la paz

  • En busca de la paz: negociaciones

 

A lo largo del conflicto, hubo varios intentos por parte del gobierno colombiano para iniciar negociaciones y lograr darle fin al conflicto. Hasta el momento, dos de éstos han logrado materializarse en acuerdos. El primero se dió en 1984, se acordó la paz e incluso las FARC-EP formaron su partido para poder ingresar a la vida política de forma democrática. Sin embargo, tanto el gobierno como las FARC-EP incumplieron con los compromisos establecidos, lo que determinó la reanudación del conflicto [7].  Para el segundo proceso de negociación, Colombia contó con el apoyo de las Naciones Unidas. Es así que se logró dar inicio a lo que se conoció como las Negociaciones del Encuentro Exploratorio en La Habana, donde se reunieron dirigentes de las FARC-EP y del gobierno colombiano junto con autoridades de Cuba, Noruega y Venezuela por cuatro años – desde el 2012 – para poder dar fin al conflicto en Colombia. Resultado de este diálogo es el Cese al fuego definitivo por parte de las FARC-EP, el cual se dió el 29 de agosto del 2016 y, asimismo, el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, firmado el 26 de setiembre del mismo año [8].

Las FARC-EP y el gobierno colombiano, finalmente, concluyeron una etapa de negociación de aproximadamente 10 años para conseguir la paz en Colombia. El actual presidente Juan Manuel Santos y los representantes de las FARC-EP han firmado el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, el cual ha sido sometido al Plebiscito Por la Paz el dia de hoy, 2 de octubre.

  • El Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera

 

El Acuerdo FInal, producto del conjunto de negociaciones en La Habana, indica las polìticas pactadas entre el gobierno colombiano y las FARC-EP sobre seis puntos en concreto: 1) reforma rural integral; 2) apertura democrática y más participación; 3) fin del conflicto: acuerdo sobre cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo y dejación de armas; 4)  solución al problema de las drogas ilícitas; 5) justicia para las vìctimas; y 6) implementación, verificación y refrendación [9].

El Cese al Fuego y a las hostilidades era uno de los puntos más resaltantes para llegar a la paz en Colombia. En el Acuerdo Final se establece que ‘las acciones ofensivas entre la Fuerza Pública y las FARC-EP, las hostilidades y cualquier conducta’ [10] contraria a las reglas contenidas en el Acuerdo, cesarán de manera bilateral. Asimismo, se establece un cronograma para que las FARC-EP dejen las armas, lo cual se realizaría bajo supervisión de las Naciones Unidas y en un plazo de seis meses.

Por otro lado, uno de los puntos más criticados del Acuerdo Final por la oposición es el de participación política. En el Acuerdo se establece que se financiarán las campañas de los candidatos a la Presidencia y al Senado  inscritos por el partido o movimiento político que surja de la transición de las FARC-EP a la actividad política [11]; asimismo, se garantizan 5 de 100 curules en el Senado y 5 de 166 curules en la Cámara de Representantes, siempre que pertenezcan al partido político fundado por las FARC-EP, y solamente por dos períodos electorales.

En ese sentido, la oposición también criticó los acuerdos arribados en cuanto a justicia para las víctimas, ya que los los responsables serán juzgados mediante una ‘Jurisdicción Especial para la Paz’ (JEP). Es pertinente aclarar, que no se brindará amnistía o indulto a aquellas personas que han cometido ‘delitos de lesa humanidad, genocidio, los graves crímenes de guerra, la toma de rehenes u otra privación grave de la libertad como por ejemplo el secuestro de civiles, la tortura, las ejecuciones extrajudiciales, la desaparición forzada, el acceso carnal violento y otras formas de violencia sexual, el desplazamiento forzado, además del reclutamiento de menores’ [12]. Lo que significa la JEP es que no se tratará los delitos graves realizados – sea por los miembros de la FARC-EP, el Estado o civiles – durante este período de conflicto de forma ordinaria. Es así que, quienes admiten responsabilidad tendrán una sanción de restricción efectiva de la libertad de 5 a 8 años además de la realización de obras y trabajo de reparación de las comunidades. Y aquellos que no reconozcan responsabilidad y sean declarados culpables deberán pagar penas de cárcel ordinaria de 15 a 20 años [13].

Otras de las críticas van dirigidas a la ayuda económica a miembros de las FARC-EP para su incorporación a la sociedad, la posibilidad de renuncia a persecución penal para los Agentes del Estado, entre otros, que por el espacio aquí brindado, no sería posible desarrollar, en tanto el Acuerdo cuenta con 127 páginas.

3. Oportunidad para la paz: 2 de octubre

El Plebiscito, como mecanismo de participación ciudadana, cumple con la finalidad de hacer que el pueblo defina el destino colectivo del Estado mediante la aprobación de una política postulada por el Presidente. Se realiza para darle mayor legitimidad a los acuerdos y pueda ser más sencillo el pase a una etapa democrática con cese al fuego [14].  Es importante resaltar que la realización del Plebiscito Por la Paz no era necesario o no era un rumbo obligatorio para la implementación del Acuerdo Final pero sí le brinda legitimidad al mismo, por la complejidad del Conflicto y los daños causados al pueblo colombiano. Sin embargo, según el ordenamiento, al acudir al Plebiscito, la decisión tomada la hace vinculante, por lo que ya no sería posible la implementación sin consulta antes mencionada.

En el proceso realizado el día de hoy participaron 13 millones de colombianos (37%), de los cuales 86 mil no marcaron (0.66 %) y 170 mil anularon su voto (1.30 %); es así que, los resultados fueron de 49.78 % que optó por el SÍ y el 50.21 % por el NO. Siendo, aproximadamente, 62% de sufragantes que decidieron no acudir a las urnas y aún así la diferencia fue menor al 0.5% [15]. Nos encontramos ante un serio problema, ¿realmente se puede considerar que este Plebiscito Por la Paz es uno legítimo? Con la baja participación y el motivo que los convoca, resulta preocupante la indiferencia del 62% de ciudadanos, al tratarse de la paz de Colombia.

Si bien Colombia se ha caracterizado por la tradición del voto voluntario, se cuestiona que en una democracia débil como ésta, el Plebiscito Por la Paz se lleve a cabo, teniendo en cuenta la poca participación de la ciudadanía. Para esto, se tomaron medidas legislativas para beneficiar a aquellas personas que acudieron a las urnas, entre los beneficios tenemos: medio día libre, becas, preferencia al postular a universidades, rebaja en el tiempo de servicio militar, descuentos en la matrícula en educación superior, entre otros. Aún así, la participación fue baja, como ya mencionamos, solo 37% votó por la paz, independientemente de la opción elegida, porque el Plebiscito le dice SI o NO al Acuerdo Final, el compromiso al acudir a las urnas es un compromiso por la paz.

4. Luego del plebiscito: La situación en Colombia

Luego de los resultados del plebiscito, nos encontramos ante una Colombia que ha avanzado en la búsqueda de la paz y que tiene claro los lineamientos para poder alcanzarla. A continuación, indicaremos brevemente cuál es la situación de Colombia luego de los resultados y de las negociaciones con las FARC-EP:

  1. El diálogo es el medio. Colombia le da una lección al mundo, al tener al diálogo como herramienta principal para alcanzar la paz.
  2. Ambas partes desean que el conflicto culmine. El haber firmado el acuerdo es un símbolo de cooperación para construir la paz buscada.
  3. Colombia no dejará caer los avances en las negociaciones con las FARC-EP, y, además, es claro que el diálogo también deberá ser con la población para que el Acuerdo de paz sea de todo Colombia.
  4. El Cese Bilateral al Fuego realizado en agosto de este año aún seguirá vigente. Sin embargo, al no ganar el SI, no habrán concentraciones de guerrilleros de las FARC-EP.
  5. El resultado refleja que aún hay asuntos por negociar con las FARC-EP y conciliar con el pueblo colombiano.
  6. Las FARC-EP demuestran su compromiso por el cese del conflicto: 1) Detonaron 620kg de explosivos de manera voluntaria el día de ayer, 1 de octubre. La destrucción se realizó bajo los estándares internacionales de seguridad [16]; 2) han cedido en las negociaciones para dejar de utilizar las armas como forma de hacer política y unirse al sistema democrático; y 3) han acordado junto con el gobierno colombiano a reparar a las víctimas del conflicto.
  7. El 62% de la población se muestra indiferente ante la resolución de un conflicto que ha dañado al país durante más de medio siglo. Colombia se encuentra fraccionada, no solo entre los que están a favor y en contra del Acuerdo, sino, además, entre aquellos que están comprometidos con la culminación del conflicto ante el mecanismo de participación y los que no.

 


 

FUENTE DE IMAGEN: http://www.cslatinoamericana.org/gerenciador/wp-content/uploads/2016/08/paz.jpg

[1] Vea los resultados de Plebiscito Por la Paz en el siguiente enlace: plebiscito.registraduria.gov.co/99PL/DPLZZZZZZZZZZZZZZZZZ_L1.htm

[2] CENTRO NACIONAL DE MEMORIA HISTÓRICA. “Guerrilla y población civil. Trayectoria de las FARC 1949-2013”. Tercera edición. Bogotá: CNMH, 2014, pp.338

<www.centrodememoriahistorica.gov.co/descargas/informes2013/farc/guerrilla-poblacion-civil.pdf>

[3] Ídem, p. 339

[4] Ibídem.

[5] RPP “¿Qué son las FARC y por qué han dividido a Colombia durante medio siglo?”. RPP. Lima, 26 de setiembre de 2016.

<www.rpp.pe/mundo/colombia/que-son-las-farc-y-por-que-han-dividido-a-colombia-durante-medio-siglo-noticia-973283>

[6] Ibídem.

[7] Ibídem

[8] EL COMERCIO “Colombia: Inicia cese al fuego definitivo de las FARC”. El Comercio. Lima, 2 de octubre de 2016.

<elcomercio.pe/mundo/actualidad/timochenko-declarara-cese-fuego-definitivo-farc-noticia-1927449>

[9] Véase la página 5 del Acuerdo Final.

[10] Ibídem.

[11] Véase el punto 3.2.1.1.   Garantías para el nuevo partido o movimiento político, página 64 del Acuerdo Final.

[12] Véase el Artículo 45 del Acuerdo Final.

[13] Ibídem.

[14] Véase el siguiente link:

<http://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/2016/c-379-16.htm>

[15] Vea los resultados de Plebiscito Por la Paz en el siguiente enlace: plebiscito.registraduria.gov.co/99PL/DPLZZZZZZZZZZZZZZZZZ_L1.htm

[16] ONU. “Misión de la ONU en Colombia verifica la destrucción de 620kg de munición y explosivos por parte de las FARC-EP”. 1 de octubre de 2016: <www.nacionesunidas.org.co/blog/2016/10/01/mision-de-la-onu-en-colombia-verifica-la-destruccion-de-620kg-de-municion-y-explosivos-por-parte-de-las-farc-ep/>

 

Para acceder al Acuerdo Final completo:

<http://www.acuerdodepaz.gov.co/sites/all/themes/nexus/files/24_08_2016acuerdofinalfinalfinal-1472094587.pdf>

Para mayor información sobre las formas de reparación y la Justicia Especial para la Paz ver:

<http://www.acuerdodepaz.gov.co/sites/all/themes/nexus/files/CARTILLA-PERIODICO.pdf>

 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.