La ruta de la transformación digital de la democracia y procesos electorales | Kristel Ñopo Fernandez

267
0
Compartir

Kristel Ñopo Fernandez

Bachiller en derecho de la Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo- Chiclayo. Asistente Notarial en Notaria Santa Cruz – Chiclayo, con un Máster en Dirección estratégica en Recursos Humanos por la escuela de negocios internacionales – Formato Educativo.

 

Introducción

La pandemia del Coronavirus ha transformado la vida de toda la sociedad en los últimos meses. Con la implementación del distanciamiento social para evitar la propagación del virus ha generado que utilicemos los medios tecnológicos para tratar de seguir con nuestra rutina de día a día. Es así, como la pandemia no sólo ha modificado nuestro sistema económico y social, sino también el desarrollo de nuestra democracia y por ende las elecciones del 2021.
En nuestro país las elecciones se llevarán a cabo en el mes de abril del 2021, pero la coyuntura actual nos obliga a tomar medidas que podrían alterar el desarrollo del proceso electoral en estas elecciones, estas medidas serían la implementación de las TICs.

La nueva realidad que está viviendo nuestra sociedad es sin duda la era de las nuevas tecnologías. El uso de las tecnologías de la información y comunicación son utilizadas como nuevas herramientas por los ciudadanos peruanos, como un espacio público para participar activamente en el desarrollo de los procesos electorales.

De una democracia analógica a una democracia digital

Las nuevas tecnologías están generando un nuevo tipo de democracia, al que se llamada hoy en día democracia digital, que permite a los ciudadanos manifestarse e involucrarse en asuntos públicos. De esta manera, “los ciudadanos hoy son más partícipes, con ganas de fiscalizar, por un lado, pero también con la intención de colaborar en el diseño y formulación de propuestas o proyectos en conjunto con sus autoridades”[1]. Esta transformación que se ha dado en la democracia es fundamental, es una era en donde el ciudadano se empodera para así intervenir en los asuntos públicos del gobierno y ya no viene a ser un agente ajeno a los problemas que se suscitan.

Por ello, el sistema democrático ha evolucionado de manera que hoy en día los ciudadanos participan activamente a través de las tecnologías de la información y la comunicación para demostrar si están a favor o en contra de lo que el gobierno les ofrece, esto se conoce como, democracia digital. Por ello, cuando nos referimos a la democracia digital esta viene a ser:

“Al uso de medios electrónicos de comunicación que dan poder a los ciudadanos para controlar la responsabilidad de legisladores y políticos sobre sus acciones en el ámbito público, ya sea mediante el fortalecimiento de la transparencia del proceso político, el mejoramiento de la calidad de las instancias de formación de opinión, o el incremento de la participación de los ciudadanos en el proceso de toma de decisiones”[2].

Es importante destacar que la democracia digital ha fortalecido la democracia representativa ya que ayuda a fortalecer la relación ciudadana – representante, dejando de lado la clásica participación por parte de los ciudadanos en asuntos públicos a una participación más activa, más inmediata, sencillo y efectivo. Por ello, la importancia del uso de las tecnologías de la información y la comunicación en un sistema democrático, radican en que establecen un elemento de inserción importante de los ciudadanos en el quehacer político.

Así, las nuevas tecnologías abren muchas posibilidades para los ciudadanos al ser una puerta de acceso para fortalecer la transparencia del gobierno y participación ciudadana. Siendo la participación ciudadana y el fortalecimiento de la transparencia bases fundamentales de una democracia.

Transformación digital en la participación política en los procesos electorales

La evolución que ha tenido Internet ha sido importante en los últimos años, el desempeño que ha tenido en materia electoral y sobre todo en los procesos electorales permiten que haya una participación de la ciudadanía en la vida política más activa.

Las nuevas tecnologías de la información y comunicación han generado una nueva era de participación ciudadana en red pues influyen directamente en la democracia representativa, abriendo así un nuevo espacio para la deliberación de decisiones públicas.

Es así como participación política de los ciudadanos y el uso de las nuevas tecnologías, en especial de Internet, ofrecen la oportunidad de tener una comunicación entre ciudadanos y gobernantes.

Según Gerardo Távara, secretario general de la Asociación Civil Transparencia, “la sociedad civil posee herramientas para realizar una vigilancia ciudadana, aprovechando el gran potencial que tienen las nuevas tecnologías”[3].

Así, una de las novedades en los últimos procesos electorales es la forma como la ciudadanía a través de la sociedad organizada emplea las nuevas tecnologías para obtener información. Gracias a la participación política que tienen los ciudadanos a través de las nuevas tecnologías la gobernanza que se desarrolla en un país hace que exista un mejor gobierno, en donde los ciudadanos son capaces de participar activamente y fiscalizar las decisiones públicas que se realicen.

No obstante, no hay que olvidar que la democracia busca que exista un dialogo entre gobernante y gobernados, al existir este diálogo incrementará el nivel de participación ciudadana y se desarrollará la democracia que hasta el momento se está desnaturalizando.

El uso de las tecnologías de la información y la comunicación está contribuyendo de una u otra manera a enfrentarnos a una nueva forma de participar en los procesos electorales, dando paso a la existencia de una participación activa en la vida política.

Voto electrónico en Perú

El voto electrónico es una modalidad de votación donde se utiliza las nuevas tecnologías para ejercer nuestro derecho en los procesos electorales. Este mecanismo es considerado más rápido, seguro y confiable que el sistema tradicional de votación. Asimismo, está regulado en el marco de la Ley N° 28581 sobre procesos electorales y la Resolución Jefatural 000022-2016-J/ONPE[4].

Si bien es cierto que la ONPE manifiesta que el voto electrónico no es más que el cambio de la manera de sufragar, considero que se debe trabajar en la confianza del electorado para utilizar esta herramienta tecnológica como fiable y no causar una deslegitimación.

Por otro lado, la ONPE manifiesta que los objetivos del voto electrónico son:

  1. Rapidez en la obtención y publicación de los resultados de la jornada electoral; y
  2. Sencillez en la ejecución de los procesos de comprobación de la identidad del elector, emisión del voto, conteo (escrutinio) de votos, y emisión de reportes de resultados.

Comparto los objetivos mencionados, pero estimo que el objetivo principal para implementar el voto electrónico en el Perú debería ser el fortalecimiento de la ciudadanía y del Estado democrático.

Por ejemplo, la implementación del voto electrónico en las elecciones del 2021 debe ser una oportunidad que el Estado Peruano debe aprovechar para invertir en tecnologías de la información en zonas que ni siquiera cuentan con internet satelital. El aprovechamiento de las tecnologías en la vida cotidiana de cada persona que viva en el recóndito de nuestro país ayudará a que exista mayores oportunidades; y con todo ello, el voto electrónico no será tan cuestionado, sino más bien incitará al crecimiento de la democracia digital.

Entonces, si uno de los objetivos de todo proceso democrático es garantizar el derecho al voto a toda la ciudadanía, lo primero que se debería implementar serían mecanismos para reducir la brecha digital existente y trabajar en el fortalecimiento de los electores para el uso del voto electrónico como una herramienta fiable.

Reflexión Final

Nuestro país en los últimos procesos electorales ha intervenido mucho la era digital teniendo como objetivo ganar la credibilidad de las herramientas digitales en las elecciones. Esto ha permitido que cada vez que se realizan los procesos electorales, la ciudadanía sea más activa y a la vez más fiscalizadora al momento de elegir a su representante.

Sin embargo, si bien la tecnología nos ha brindado una transformación en nuestra democracia y en los procesos electorales, no podemos dejar de lado la existencia de la brecha digital existente que, todavía es un limitante para implementar la digitalización en nuestro país. Enfatizo en este último esto porque tanto el Estado, la ONPE y el Jurado Nacional de Elecciones si desean utilizar el voto electrónico y por ende enrumbar hacia una democracia digital deben trabajar conjuntamente para que la participación tecnología de los ciudadanos a la hora de emitir su voto sea optima e idónea.


[1]FORD, E. (2015,13 de noviembre). Los alcances de la democracia digital. http://www2.congreso.gob.pe/sicr/cendocbib/con4_uibd.nsf/01705B9CD720BEAE05257F42007757D1/$FILE/fordelan.pdf

[2] RICCIARDI, F.; LABAQUI, I.& SHENONI, L. (2015, enero). Democracia y Participación digital en América Latina y Europa. http://sia.eurosocial-ii.eu/files/docs/1427453943-Estudio_Federico%20Ricciardi(ESPANOL)(F).pdf

[3] OFICINA NACIONAL DE PROCESOS ELECTORALES. Nuevos escenarios electorales, N°90, ONPE, Lima, 2015.

[4] PLATAFORMA DIGITAL UNICA DEL ESTADO PERUANO. Voto electrónico. https://www.gob.pe/878-voto-electronico

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here