Breves notas sobre los últimos CDI celebrados por el Perú: casos de Corea del Sur, Portugal, Suiza y México

3532
0
Compartir

1. ENTRADA EN VIGOR Y MOMENTO EN QUE REGIRÁN

El año 2014 han entrado en vigor (o “en vigencia” como se señala en las normas peruanas) cuatro nuevos Convenios para evitar la Doble Imposición (CDI)[1] que el Perú había celebrado años atrás, aunque sus disposiciones surten efectos (o sea, regirán) a partir del 1 de enero de 2015.

El primero de ellos es el CDI con los Estados Unidos Mexicanos (México) que, conforme a su artículo 28°, está en vigor desde el 19 de febrero de 2014 y sus disposiciones surtirán efectos: (i) respecto de los impuestos retenidos en la fuente, sobre las rentas pagadas o acreditadas a partir del 1 de enero de 2015, y (ii) respecto de otros impuestos, en cualquier ejercicio fiscal que inicie a partir del 1 de enero de 2015.

Luego tenemos el CDI con la República de Corea (Corea del Sur) que, en aplicación de su artículo 28°, está en vigor desde el 3 de marzo de 2014 aunque sus disposiciones se aplicarán: (i) respecto de los impuestos de retención en la fuente, a los montos pagados a partir del 1 de enero de 2015, y (ii) respecto de otros impuestos, a los ejercicios fiscales que comiencen a partir del 1 de enero de 2015.

El tercero es el CDI con la Confederación Suiza (Suiza) que conforme a su artículo 27° está en vigor desde el 10 de marzo de 2014, aunque sus disposiciones se aplicarán: (i) respecto de los impuestos de retención en la fuente, a los montos pagados o acreditados a partir del 1 de enero del 2015; y, (ii) respecto de otros impuestos, a los ejercicios fiscales que comiencen a partir del 1 de enero de 2015.

Finalmente, tenemos el CDI con la República Portuguesa (Portugal), que según dispone su artículo 27° está en vigor desde el 12 de abril de 2014 y en el caso del Perú sus disposiciones tendrán efecto respecto del Impuesto de la Renta (IR) y a las cantidades que se paguen, acrediten, o se contabilicen como gasto, a partir del 1 de enero de 2015.

2. NOVEDADES RELEVANTES QUE TRAEN

Los cuatro CDI siguen la estructura y contenido del Modelo de CDI propuesto por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico – OCDE, especialmente porque los cuatro países con los que se firmó son miembros de dicha entidad, aunque evidentemente tienen algunas variaciones puntuales importantes. Además, hay novedades de relevancia que nos trae estos nuevos CDI, en relación a los que el Perú celebró anteriormente y que se encuentran ya vigentes (los CDI celebrados con Canadá, Chile y Brasil). Veamos ello a continuación:

Beneficios Empresariales

Respecto al tratamiento de las rentas empresariales (en el marco de lo señalado por los artículos 5° y 7° de los CDI), en el artículo 5° respecto a los alcances de la noción del Establecimiento Permanente (EP) cabe resaltar tres cuestiones: (i) en los cuatro CDI se recogen los supuestos de EP Temporales (por obras y por prestación de servicios) pero con distintos plazos para su configuración, (ii) en el CDI con México se incluye expresamente que se considerará como tal la prestación de servicios de asistencia técnica que duren un periodo o periodos que en total excedan 90 días dentro de un periodo cualquiera de doce meses(2), y (iii) en el CDI con Suiza se excluye una regulación para configurar un EP en el caso específico de las empresas aseguradas de un Estado Contratante que prestan sus servicios en el otro Estado contratante. En cuanto a los alcances del artículo 7°, los CDI bajo comentario no incorporan los cambios introducidos en 2010 al Modelo de CDI de la OCDE.

Intereses

Respecto a rentas de capital, en el caso de intereses (artículo 11°), se ha mantenido la regla general de tributación compartida, fijándose una tasa general del 15 por ciento en el Estado de la Fuente cuando el beneficiario efectivo es residente del otro Estado Contratante.

Nótese que en el caso de los CDI con Corea y Portugal, la tributación es exclusiva en el Estado de Residencia cuando el beneficiario efectivo sea uno de los Estados Contratantes o su Banco Central. En el mismo sentido, en el CDI con México la tributación es exclusiva en el Estado de Residencia cuando el beneficiario efectivo sea uno de los Estados Contratantes, su Banco Central o bancos cuyo capital sea en su conjunto propiedad del Estado Contratante y otorgue préstamos por un periodo no menor a 3 años, o cuando el beneficiario efectivo sea alguien a quienes dichas entidades hubieren pagado el préstamo.

Además, en el caso de los CDI con Portugal y Suiza, la tasa en el Estado de la Fuente disminuye a 10 por ciento si se trata de préstamos otorgados por Bancos. En el CDI con Suiza ocurre lo mismo si el interés es pagado en relación con la venta a crédito de cualquier equipo industrial, comercial o científico.

Finalmente, en los Protocolos de los CDI con Corea y Suiza se incluye una precisión respecto a que la definición de los intereses en dichos CDI incluyen también la diferencia de precio de las operaciones de reporte, pactos de recompra o préstamos bursátiles.

Regalías

En el caso de las Regalías (artículo 12°) también se mantiene la regla general de tributación compartida, fijándose una tasa general de 15 por ciento en el Estado de la Fuente cuando el beneficiario efectivo es residente del otro Estado Contratante.

En los CDI con Corea, Portugal y Suiza se ha fijado para los servicios de asistencia técnica –a los que se considera como regalías(3)- una tasa de 10 por ciento en el Estado de la Fuente cuando el beneficiario efectivo es residente del otro Estado Contratante(4). En los tres casos, si el pago está vinculado a una actividad empresarial vía EP o a servicios independientes a través de una base fija, se aplicarán respectivamente los artículos 7° y 14° de dichos CDI.

En el CDI con México se incluye también como regalías a las ganancias obtenidas por la enajenación de los derechos o bienes considerados como tales, que estén condicionados a la productividad, uso o posterior disposición de los mismos; además, en el Protocolo se ha precisado cuándo se utiliza aquel artículo respecto a las aplicaciones informáticas (software).

Ganancias de Capital

En el caso de las Ganancias de Capital (artículo 13°), la regla general de los supuestos listados ahí es la tributación compartida mientras que respecto de cualquier otro supuesto se aplicará el impuesto solo en el Estado de Residencia. Empero, en el caso del CDI con México también pueden someterse a imposición en ambos Estados las ganancias de capital distintas a las mencionadas expresamente en el artículo 13°.

Por eso, cabe resaltar la inclusión en los cuatro CDI de la  enajenación indirecta de acciones bajo ciertas condiciones. En el caso del CDI con México, en aplicación del numeral 6 del artículo 13°, en el Perú se podría aplicar las reglas de enajenación indirecta de acciones sin ningún tipo de restricción, a diferencia de los CDI con Portugal y Corea, pues en esos casos además deberá cumplirse con: (i) que el receptor de la ganancia, en cualquier momento durante el periodo de 12 meses anteriores a la enajenación, haya tenido una participación de al menos 20 por ciento en el capital de la empresa peruana cuyas acciones se enajena indirectamente, o, (ii) que el valor de las acciones derive en más del 50 por ciento directa o indirectamente de una propiedad inmueble situada en el Perú.

En el caso del CDI con Suiza se aplicarán las reglas de enajenación indirecta de acciones sin restricción alguna si más del 50 por ciento del valor de las acciones procede de propiedad inmueble ubicada en el Perú. Empero, si no se cumpliera tal requisito, en el Perú siempre podrían aplicarse las reglas de enajenación indirecta, pero el impuesto exigido no excederá de ciertos límites cuantitativos sobre la base imponible, dependiendo del tipo de operación, siendo 15 por ciento el límite máximo establecido.

Hay que tomar en cuenta, además, que en el caso del CDI con Corea, se ha establecido en el Protocolo una cláusula de nación más favorecida si en un posterior CDI se establece que respecto a la enajenación indirecta de acciones solo se gravará en el Estado de la Fuente.

Lucha contra el Fraude de Ley

En los cuatro CDI se han incluido cláusulas para la lucha contra el fraude de ley.

En los CDI con México, Corea y Suiza se ha establecido una cláusula de limitación de beneficios sobre dividendos, intereses y regalías. En los dos primeros se señala que no se aplicarán las reglas del CDI respecto de esas materias si el propósito o uno de los principales propósitos de implementar una estructura específica fuera obtener ventajas de dichos convenios. En el numeral 10 del Protocolo del CDI con Suiza se ha indicado que los artículos sobre dividendos, intereses y regalías no se aplicarán si los pagos respectivos se realizan como parte de un “acuerdo instrumental”, que en buena cuenta se refiere a ausencia de un beneficiario efectivo real cuando el propósito principal de una estructura fue obtener ventajas fiscales.

Además, en el CDI con México se indica que sus disposiciones no impedirán a un Estado aplicar sus reglas sobre subcapitalización y empresas extranjeras controladas. Y en el CDI con Corea y Portugal se indica que es posible aplicar las disposiciones antifraude de los Estados contratantes.

EFECTOS EN LOS CDI EN VIGOR

La aplicación de estos nuevos cuatro convenios ha puesto en acción cláusulas de la nación más favorecida que se mantenían en los CDI celebrados por el Perú que ya están vigentes.

Así, en el caso del CDI con Chile, respecto a las Regalías que están sometidos a tributación compartida con un límite de 15 por ciento en el Estado de la Fuente, existe en el Protocolo una cláusula de nación más favorecida, para aplicar la menor tasa celebrada con otro país en los términos señalados en el CDI con ese tercer Estado.

En este caso, las tasas aplicables para los servicios de asistencia técnica en el artículo 12° de los CDI con Corea, Portugal y Suiza no aplicarían pues el CDI con Chile no contiene una regla de tratamiento como regalías para dicho tipo de servicios.

Finalmente, respecto de los intereses, en el CDI con Canadá se activa la cláusula de la nación más favorecida establecida en el inciso b) del numeral 3 del Protocolo de forma que tendrá una tasa menor en los casos señalados líneas arriba.


Fuente de la Imagen: miled.com

[1] Con sus respectivos Protocolos. En adelante se hará referencia a ambos únicamente como CDI.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here