El dinero electrónico y cómo puede ayudar a cambiar vidas | Enrique Cavero & Diego Gómez

554
0
Compartir

Por Enrique Cavero Safra[1] y Diego Gómez Florez[2]

Una herramienta digital que ha revolucionado las sociedades donde ha sido utilizada es el dinero electrónico[3]. Así como la firma digital, y otras herramientas digitales existentes y reguladas, pero con poca difusión, el dinero electrónico pretende también ingresar a nuestro escenario diario y esperemos que pueda consolidarse como instrumento que facilite transacciones y genere múltiples eficiencias.

La regulación existente sobre este instrumento[4], prevé su creación como herramienta para la inclusión financiera.

En cuanto a su definición, en la regulación peruana e internacional, el dinero electrónico es definido como un valor monetario representado por un crédito exigible a su emisor. Nuestra regulación califica a la emisión de dinero electrónico como un servicio financiero, y se sustenta en la existencia previa de una captación efectiva de dinero de terceros por empresas autorizadas para ello. Así, la definición de dinero electrónico establecida en el Reglamento de la Ley es la siguiente: “es el valor monetario almacenado en soportes electrónicos diseñados para atender usos generales y no aquellos para usos específicos, tales como tarjetas de compra, tarjetas de telefonía, tarjetas de socio, tarjetas de transporte público, vales de alimentación, vales de servicios y otros similares”.

Dentro de sus características mas importantes, cabe señalar las siguientes:

  • Es aceptado como medio de pago por entidades o personas distintas del emisor y tiene efecto cancelatorio.
  • Es emitido por un valor igual a los fondos recibidos (por las empresas que lo emiten). La emisión de dinero electrónico es la conversión de dinero a dinero electrónico, por el mismo valor que se recibe.
  • Es convertible a dinero en efectivo según el valor monetario del que disponga el titular, y no constituyen depósitos ni genera intereses.
  • La emisión de dinero electrónico, se brinda bajo la Reserva de Actividad. Es decir, únicamente pueden emitir dinero electrónico empresas que operan bajo el ámbito de supervisión de la Superintendencia de Banca, Seguros y Administradoras Privadas de Fondos de Pensiones (SBS).
  • El valor monetario del dinero electrónico es almacenado en soportes electrónicos. Los soportes autorizados por la Ley para ello son los teléfonos móviles, tarjetas prepago y otros que determine la SBS. Tales soportes deben contar con plataformas tecnológicas que permitan realizar transacciones en línea y de manera segura.
  • Las operaciones a realizarse con dinero electrónico son: conversión, reconversión, pagos, transferencias y otras autorizadas por la SBS.
  • Es importante tener en cuenta que esta herramienta se brinda sobre la base de servicios públicos de telecomunicaciones, por tanto, la conectividad y calidad de tales servicios es un elemento básico para su correcta funcionalidad. Incluso, se establece que los servicios de telecomunicaciones que sirven de soporte para la prestación del servicio de emisión de dinero electrónico, deben ser brindados en igualdad de condiciones, siendo OSIPTEL el competente para dictar disposiciones que garanticen ello.

Experiencias exitosas y ventajas como herramienta financiera

En la exposición de motivos del marco regulatorio peruano y en referencia a las experiencias internacionales, el dinero electrónico surge principalmente como un instrumento de inclusión y desarrollo financiero para beneficio de poblaciones en zonas rurales de bajos recursos y con poco o nulo acceso a servicios bancarios (cuentas bancarias) y medios de pago (cheques, tarjetas).

En este punto, cobra relevancia la conectividad y el incremento de líneas móviles en los últimos años a nivel mundial. Si bien la conectividad es aún insuficiente en algunos lugares, en diversas realidades y en términos generales, el acceso a las líneas móviles ha tenido un incremento mucho más rápido en comparación a los servicios bancarios, lo cual ha permitido ser el soporte idóneo para brindar servicios como el dinero electrónico.

Otras ventajas asociadas con el dinero electrónico son la reducción de los costos de transacción (reduce el acceso físico a las entidades bancarias), una mayor seguridad por la reducción de riesgos relacionados a transacciones realizadas mediante el uso de dinero en efectivo, y podría reducir también el riesgo de lavado de activos (con medidas asociadas adicionales).

Con relación a las experiencias exitosas de este instrumento, es interesante citar a países africanos como gestores. Existen experiencias internacionales exitosas en países como Kenia, Uganda y Ruanda, en donde gran parte de la población no utiliza servicios bancarios, cuentan con una mala infraestructura, existe mucho comercio minorista (las personas manejan bajas cantidades de dinero), pero cuentan con un alto acceso a la telefonía móvil[5].

Regulación de Empresas Emisoras de Dinero Electrónico – (EEDE)

Actualmente en el Perú existen aproximadamente cinco empresas autorizadas por la SBS para brindar servicios de emisión de dinero electrónico. Sin embargo, la difusión de estas empresas, y del dinero electrónico es aún incipiente.

Dado que existe una captación de dinero de terceros, las EEDE se encuentran reguladas bajo la Ley General del Sistema Financiero y del Sistema de Seguros y Orgánica de la Superintendencia de Banca y Seguros (Ley N° 26702). Las EEDE tienen como objeto principal la emisión de dinero electrónico, sin conceder créditos con cargo a los fondos recibidos. Asimismo, son sujetos obligados a cumplir con las disposiciones reglamentarias emitidas sobre prevención del lavado de activos y financiamiento del terrorismo de la SBS.

La SBS es la entidad facultada para autorizar la organización y el funcionamiento de las EEDE, debiendo contarse con la opinión favorable del Banco Central de Reserva del Perú. También, están obligados a constituir fideicomisos por el valor del dinero electrónico emitido conforme a las disposiciones que dicta la SBS, a fin de respaldar exclusivamente a los tenedores de cuentas de dinero electrónico.

Cabe precisar, que existen servicios de transferencia de fondos como el “Yape”, que brindan servicios similares al dinero electrónico y que ha tenido relativo éxito. Sin embargo, difiere en ciertos aspectos dado que, por ejemplo, estos servicios de transferencia tienen limitaciones comerciales (solo aplica a los clientes de un banco particular). Lo importante, es que ello es una muestra de que la población está en busca de herramientas sencillas, seguras y que faciliten operaciones diarias, como el “Yape” y el dinero electrónico.

Conclusiones

El dinero electrónico es una herramienta que democratiza el acceso a los servicios financieros, y que genera beneficios adicionales (reduce costos de transacción y riesgos relacionados al uso de dinero en efectivo, entre otros).

Por lo cual, en países como el Perú, donde los riesgos y problemáticas que busca eliminar o reducir herramientas como el dinero electrónico son elevados, es altamente recomendable promover instrumentos de este tipo.


Imagen obtenida de https://bit.ly/2XqZBub

[1]Socio del área de Competencia, Telecomunicaciones, Propiedad Intelectual, Entretenimiento, Deportes y Medios del Estudio Hernández & Cía Abogados. Abogado por la Pontificia Universidad Católica del Perú, con estudios de Maestría en Derecho de la Competencia y de la Propiedad Intelectual por la Pontificia Universidad Católica del Perú (2001).

[2] Asociado Senior de Hernández & Cia Abogados. Abogado por la Universidad de Lima. Instituto Universitario Ortega y Gasset – Adscrito a la Universidad Complutense de Madrid. Maestría en Economía y Derecho (Economics & Law) y Políticas Públicas.

[3]Harford, Tim. Cincuenta innovaciones que han cambiado el mundo. Penguin Random House Grupo Editorial S.A.U. 2018. Pag. 235.

[4] Dentro de las normas que destacan están: Ley que regula las características del dinero electrónico como instrumento de inclusión financiera, Ley No. 29985 (en adelante, la “Ley”); Reglamento de la Ley que regula las características del dinero electrónico como instrumento de inclusión financiera, aprobado mediante Decreto Supremo No. 090-2013-EF (en adelante, el “Reglamento de la Ley”), y el Reglamento de Operaciones con Dinero Electrónico, aprobado por Resolución SBS N° 6283-2013.

[5] Kenia constituye la experiencia más resaltante. Donde una empresa operadora de la red móvil en ese país, creó un producto de telefonía móvil denominado MPESA. La herramienta ha tenido mucha acogida, permitiendo a los usuarios realizar pagos con su teléfono móvil, enviar y recibir dinero, retirar dinero en agentes, entre otros. Se trata de un servicio de banca sin sucursales, que permite a los clientes depositar y retirar dinero a través de una red de agentes (revendedores de tarjetas prepago y puntos de venta) que hacen las veces de agentes bancarios.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here