Una justicia imperfecta: la última condena contra los Jemeres Rojos

541
0
Compartir

En Nom Pen, el viernes 16 de noviembre, las Salas Especiales en los Tribunales de Camboya (ECCC, por sus siglas en inglés) condenaron a cadena perpetua a Nuon Chea y Khieu Samphan, dos de los más importantes líderes de los Jemeres Rojos (Caso 002/02). Fueron declarados responsables de genocidio, crímenes de lesa humanidad y graves violaciones a los Convenios de Ginebra de 1949.

Recordemos que, el 17 de abril de 1975, el Partido Comunista de Kampuchea (CPK, por sus siglas en inglés) tomó el poder. Desde ese momento y hasta la invasión de Vietnam en 1979, el gobierno de Pol Pot intentó establecer un Estado basado en una economía rural agraria, siguiendo los principios del marxismo-leninismo y del centralismo democrático. Entre otras cosas, los Jemeres Rojos abolieron el dinero, la propiedad privada, las prácticas religiosas, las escuelas públicas. Vaciaron las ciudades y trasladaron forzosamente a la población al campo. Crearon prisiones, y campos de trabajo forzado y de reeducación. Torturaron y mataron a quienes consideraban sus enemigos. Se estima que casi dos millones de camboyanas y camboyanos murieron durante estos cuatro años.

Tuvo que pasar mucho tiempo para el inicio de los procesos judiciales. Un avance importante fue la creación de las ECCC. En 1997, el gobierno envió una carta al entonces Secretario General de Naciones Unidas, Kofi Annan, para solicitar la asistencia de la organización y de la comunidad internacional en el juzgamiento y sanción de los responsables de la comisión de crímenes internacionales durante el régimen de los Jemeres Rojos[1].

Naciones Unidas aprobó la creación de un Grupo de Expertos, que visitó Cambodia y Tailandia entre el 14 y el 24 de noviembre de 1998. Los expertos concluyeron que existían suficientes evidencias para el inicio de procesos judiciales contra los líderes de los Jemeres Rojos por la comisión de crímenes de lesa humanidad, genocidio, crímenes de guerra, trabajo forzoso, tortura, crímenes contra personas protegidas por el Derecho Internacional, y otros crímenes establecidos en el ordenamiento jurídico camboyano. Recomendaron el establecimiento de un tribunal internacional ad hoccon competencia para juzgar crímenes de lesa humanidad y genocidio cometidos entre el 17 de abril de 1975 y el 7 de enero de 1979.

Sin tener en cuenta la recomendación del Grupo de Expertos, el 10 de agosto de 2001, el gobierno adoptó la ‘Ley sobre el establecimiento de las Salas Especiales en los Tribunales de Camboya para el procesamiento de los crímenes cometidos en el período de la Kampuchea Democrática’ (en adelante, Ley sobre el establecimiento de las Salas Especiales en los Tribunales de Camboya)[2]. Esta norma creaba salas especiales en el sistema judicial nacional, aunque permitía la participación de un número determinado de jueces internacionales en cada una de sus instancias.

Las negociaciones entre Naciones Unidas y el gobierno se detuvieron por un tiempo. El 6 de junio de 2003 lograron firmar un acuerdo final. Su aprobación fue postergada por la inestabilidad política del país y por algunos errores técnicos. Más adelante, se realizaron enmiendas a la ‘Ley sobre el establecimiento de las Salas Especiales en los Tribunales de Camboya’ de 2001 que respetaban las disposiciones previstas en el acuerdo con Naciones Unidas. La versión final de la norma fue promulgada el 27 de octubre de 2004[3]. Las ECCC comenzaron a funcionar en 2006.

Nuon Chea fue Secretario General del CPK y Primer Ministro del gobierno de Kampuchea Democrática, y Khieu Samphan es el antiguo Jefe de Estado del régimen del Jémer Rojo. No es la primera vez que estos dos altos mandos son sentenciados. Su juicio (Caso 002) comenzó el 27 de junio de 2011[4]. En septiembre, el proceso fue dividido en dos: Caso 002/01 y Caso 002/02. Ambos ya se encontraban cumpliendo cadena perpetua por el primer caso, en el que fueron declarados culpables de los crímenes de lesa humanidad de asesinato, persecusión por motivos políticos, y otros actos inhumanos[5]. Las audiencias del Caso 002/02 comenzaron el 17 de agosto de 2014. Aproxidamente, 5000 documentos probatorios fueron analizados. 185 personas dieron sus testimonios (114 testigos, 63 partes civiles y 8 expertos)[6].

¿Qué significa esta condena para la justicia penal internacional? Hay que tener en cuenta que se trata de una sentencia en primera instancia. Lo que el tribunal emitió el viernes fue solo un resumen del fallo. Aún queda pendiente conocer sus hallazgos con mayor profundidad. Creo que hay que prestar especial atención a la fundamentación que el tribunal realice sobre los crimenes de genocidio, matrimonio forzado y violación sexual en el contexto de matrimonio forzado.

Tal vez esta sea la sentencia más importante de las ECCC. Han tenido que pasar casi cuatro décadas desde de la muerte de 1.7 millones de personas y 12 años desde que comenzó a funcionar el tribunal para que, por primera vez, se señale que las acciones perpetradas por los Jemeres Rojos califican como genocidio. Ambos líderes fueron considerados responsables por el asesinato de los miembros del grupo étnico, nacional y racial vietnamita, bajo la modalidad de empresa criminal conjunta. Por el asesinato de los Cham, un grupo étnico y religioso, se condenó únicamente a Nuon Chea por responsabilidad del superior.

Las ECCC reconocieron que existió una política nacional para regular la construcción de la familia y el matrimonio. Se trata de la primera vez que un tribunal penal internacional emite una condena por matrimonio forzado como crimen de lesa humanidad. Una crítica es que se desestimaron las alegaciones por otros crímenes de violencia sexual, incluidas las violaciones cometidas fuera de los matrimonios forzados.

No hay que dejar de lado que la legitimidad de las ECCC ha sido puesta en debate por el gobierno y por la sociedad civil. El gobierno actual de Camboya incluye a varios ex miembros de los Jemeres Rojos como el Primer Ministro, Hu Sen, quien advirtió que las investigaciones y los casos de las ECCC podían dar lugar al inicio otra guerra civil[7]. Esto hace que el tribunal se encuentre sujeto a interferencias políticas de manera permanente. Es cierto que ha realizado algunos esfuerzos por contribuir en la búqueda de justicia para las víctimas en un país con altos niveles de corrupción e impunidad.

Su efectividad e independencia fueron puestas en cuestionamiento desde el inicio. Se suele ver a las ECCC como una pérdida de tiempo y dinero. Se ha criticado la inversión de más de 300 millones de dólares[8]en un tribunal que solo ha logrado condenar a tres personas. Además de Chea y Samphan, Kaign Guek Eav (‘Duch’), ex director de la prisión ‘Tuol Seng’ (Centro de Seguridad S-21), fue sentenciado a cadena perpetua por crímenes de lesa humanidad y graves violaciones a los Convenios de Ginebra de 1949 en 2012. El limitado número de condenas se explica porque muchos de los miembros de los Jemeres Rojos han muerto sin ser juzgados. Pol Pot murió en 1998 sin rendir cuentas. Pero, sobre todo, se debe a la limitada competencia personal del tribunal. El mandato de las ECCC le permite juzgar únicamente a los altos líderes de la Kampuchea Democrática y a los máximos responsables de los crímenes cometidos[9].

Mucho más allá de los avances jurisprudenciales que podamos encontrar en la sentencia que se publicará en los próximos días, gran parte de la población camboyana actual (65%) nació después de la caída del régimen, por lo es posible que muchos no estén al tanto de los crímenes atroces que se cometieron[10]. El trabajo de las organizaciones de la sociedad civil sigue siendo esencial para revertir esta situación.

La sociedad camboyana siempre tuvo pocas exceptativas frente a lo que las ECCC podían lograr en un país caracterizado por la precariedad de sus instituciones políticas, y por los desafíos que enfrenta en términos de justicia, verdad y reparación. Aunque se ha intentado crear una percepción general sobre la responsabilidad de los Jemeres Rojos, una serie de óbstaculos políticos, sociales y económicos han mermado el intéres de las camboyanas y camboyanos en la labor de las ECCC[11].

En contextos de graves violaciones a los derechos humanos y crímenes internacionales, la justicia internacional es necesaria. Su legado se medirá por su impacto en los derechos de las víctimas y por su contribución en la reconstrucción de la sociedad. Esto se puede lograr a partir de la comprensión de los crímenes perpetrados por los Jemeres Rojos en el pasado, y del fortalecimiento del sistema judicial y del Estado de Derecho en el país. Las ECCC han podido y pueden hacer más por Camboya.


Imagen obtenida de: https://goo.gl/images/qsPZ8X

[1]United Nations (1997). ‘Identical letters dated 23 june 1997 from the Secretary-General addressed to the President of the General Assembly and to the President of the Security Council’, 24 de junio de 1997, A/51/930/S/1997/488. Disponible en: http://www.unakrt-online.org/sites/default/files/documents/June_21_1997_letters_from_PMs-2-1.pdf

[2]Véase ‘Law on the establishment of extra-ordinary chambers in the courts of Cambodia for the prosecution of crimes committed during the period of Democratic Kampuchea’, Reach Kram núm. NS/RKM/0801/12, 10 de agosto de 2001. Disponible en: http://www.skpcambodia.com/storage/uploads/files/Tribunals/KR%20trial%20law-final-after-amend-Eng.pdf

[3]Véase ‘Law on the Establishment of the Extraordinary Chambers, with Inclusion of Amendments’, Reach Kram NS/RKM/ 1004/006, 27 de octubre de 2004. Disponible en: https://www.eccc.gov.kh/sites/default/files/legal-documents/Kram_and_KR_Law_amendments_27_Oct_2004_–_Eng.pdf

[4]En un inicio, el juicio incluía a otros dos acusados. Los cargos contra Ieng Thirith fueron retirados después de que se determinara que no se encontraba en condiciones de ser juzgada debido a una enfermedad de demencia progresiva. Falleció en 2015. Dos años antes, su esposo Ieng Sary también murió.

[5]ECCC (2014). Case File/Dossier Nº 002/19-09-2007-ECCC/TC, Case 002/01 Judgement, 7 de agosto de 2014. ECCC (2016). Case File/Dossier Nº 002/19-09-2007-ECCC/SC, Appeal Judgement, 23 de noviembre de 2016.

[6]ECCC (2018). Case File/Dossier Nº 002/19-09-2007-ECCC/TC, Summary of Judgement, 16 de noviembre de 2018, p. 3.

[7]Naren, Kuch (2015). ‘Hu Sen Warns of Civil War if ECCC Goes Beyond ‘Limit’, The Cambodia Daily, 27 de febrero de 2015. Disponible en: https://www.cambodiadaily.com/news/hun-sen-warns-of-civil-war-if-eccc-goes-beyond-limit-78757/

[8]ECCC (2018). ECCC Financial Outlook as at 31 October 2018. Disponible en: https://www.eccc.gov.kh/sites/default/files/ECCC%20Financial%20Outlook%20as%20at%2031%20Oct%202018.pdf

[9]Artículo 2 de la ‘Ley sobre el establecimiento de las Salas Especiales en los Tribunales de Camboya’.

[10]Open Society Foundations (2016). Performance and Perception. The Impact of the Extraordinary Chambers in the Courts of Cambodia. Nueva York: Open Society Foundations, p. 12. Disponible: https://www.opensocietyfoundations.org/sites/default/files/performance-perception-eccc-20160211.pdf

[11]Ibid., pp. 72-74.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here