El sesgo machista que tiñe de sangre al género: #NiUnaMenos

594
0
Compartir

Titulares como “Sujeto mata a cuchilladas a su conviviente”, “Mujer muere golpeada y ahorcada por su ex pareja”, “Asfixia a su esposa”, “Quema y golpea a su pareja”, “Niña muere de balazo en hostal” son el reflejo de los distintos casos de feminicidio y diversas formas de violencia de género que incrementan día a día en nuestro país.

El Observatorio de la Criminalidad del Ministerio Público[1], presenta cifras en las que se pueden observar que entre el 2009 y 2017, se cometieron entre 900 y 1000 feminicidios.

El 90% suele ser asesinada por su pareja, ex pareja o familiar, y el resto, por algún conocido o desconocido. De manera global, 5 de cada 10 víctimas son acuchilladas, asfixiadas o estranguladas.

A todos nos debe quedar claro que “la violencia de género es un elemento fundamental para el mantenimiento y la reproducción de los privilegios masculinos y la subordinación de las mujeres. En ese sentido, la violencia doméstica es un problema de género no solo por sus víctimas, sino por su contribución a la perpetuación de esa estructura de dominación”[2].

Sin perjuicio de considerar el apartado anterior como piedra angular de esta lucha por la igualdad, es necesario considerar otros delitos como el acoso sexual, la violencia sexual, incluso la prostitución forzada, y otras manifestaciones de violencia de género, y no solo al feminicidio, porque hasta que estos problemas no sean visibilizados en su totalidad, no se podrá combatir la causa estructural de esta situación.


Fuente de imagen: http://prensa.cba.gov.ar/informacion-general/ni-una-menos/

[1] Estadistica-feminicidio-2016.pdf

[2] Benavides Vanegas, Farid Samir (junio, 2015). Feminicidio y derecho penal. Criterio Jurídico Garantita, 7(12), p. 15.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here