Crónica de una boleta no pagada

779
0
Compartir

Hasta  hace poco, todo estudiante de la PUCP que no pagaba su boleta a tiempo debía además pagar una mora correspondiente a medio crédito de su escala. Ello generaba, en el caso más extremo[1], que un alumno llegase a pagar 487 soles por concepto de mora. Sin dudas, esta situación resultaba escandalosa; y mayor es el asombro al recordar que la PUCP aplicó esta “política de medio crédito” desde el año 1991.

En las últimas semanas diversos estudiantes han protestado por tales cobros; exigiendo la devolución del dinero pagado en exceso y la explicación debida. A propósito de lo ocurrido, IUS360 realiza un breve repaso de los hechos más relevantes del caso.

¡No me pueden impedir que pase!

Tras varias denuncias de estudiantes ante Indecopi por los pagos en exceso, en noviembre del presente año la PUCP procedió a enviar miles de correos a sus alumnos, incluyendo aquellos que no habían reclamado, para informarles que procedía la devolución del  recargo  correspondiente a los dos últimos años.

Frente a tal hecho, la indignación del estudiantado no tardó en manifestarse. Se realizaron marchas y protestas tanto dentro como fuera de la universidad (se realizó incluso un plantón en plena Av. Universitaria).  Dentro de las demandas de los alumnos, además de la devolución no solo por los dos últimos años, se exigía una explicación por parte de las autoridades que justificara de alguna forma el actuar de la universidad.

Al no encontrar respuesta satisfactoria, un grupo de estudiantes realizó una protesta frente a las oficinas del rectorado formando un cordón humano que impedía el paso de las personas a tales instalaciones. El punto más recordado de esta oportunidad se produjo cuando el ex-rector, Marcial Rubio, intentó ingresar pero fue impedido por los mismos alumnos.

Tras un forcejeo, Marcial logró atravesar el cordón exclamando que no se le podía  impedir el paso a su centro de trabajo. Esto fue grabado y no tardó en convertirse en motivo de críticas por diversos medios.

¿Qué respondió la PUCP?

Frente a tales sucesos, el exrector brindó una entrevista al programa Sin Pauta[2] en la que se esperaba brindase una justificación a todo lo ocurrido. Al preguntársele por los excesivos cobros en mora, Rubio afirmó que la Universidad venía aplicando efectivamente esta “política de medio crédito” desde el año 1991.

¿Podía la PUCP aplicar tales intereses?

En el año 2012 se dictó la Ley N° 29947[3]. Esta norma, en su artículo 2° establece que la tasa de interés para las moras sobre pensiones no pagadas no podrá superar la tasa de interés interbancario dispuesta por el Banco Central de Reserva del Perú.

Cabe mencionar que esta norma fue objeto de una acción de inconstitucionalidad en el año 2013, alegándose que vulneraba la iniciativa privada y la libertad de empresa. Tiempo despúes, en agosto del 2014, el Tribunal Constitucional declara infundada dicha demanda[4], despejando cualquier duda sobre la validez y aplicación del artículo 2 de la Ley N 29947.

A pesar de la claridad y obligatoriedad de la norma, la PUCP continuó aplicando sus propias tasas de intereses (claramente mayores a la fijada por el BCR), contraviniendo de esta forma el mandato legal.

¿Por qué lo hizo?

Cuando se le realizó esta pregunta al exrector, este se justificó en la falta de crédito bancario que tenía la PUCP. Para explicar ello se refirió a los problemas judiciales que tenía la universidad y que generaron la imposibilidad de constituir en garantía cualquiera de sus bienes. En otras palabras, la falta de dinero que padecía la universidad conllevó a que se continuaran con los cobros excesivos en las boletas.

Además, Rubio estableció que la aplicación de la mencionada norma significaba para la universidad un golpe demasiado fuerte, toda vez que implicaba dejar de pagar planillas y demás gastos que la PUCP tiene a su cargo.

Es así que se llegó  a la decisión consciente de, para evitar el cierre de la universidad, no aplicar la norma vigente y  continuar exigiendo a los alumnos un cobros que, además de escandalosos, resultaban ilegales.

¿Qué sucedió después?

Tras estas declaraciones, la indignación-ya no solo de los alumnos, sino también de profesores y terceros no pertenecientes a la comunidad PUCP- se hizo manifiesta. El equipo del rectorado fue duramente criticado y se exigió su inmediata renuncia. Es así que el pasado martes 11, Marcial Rubio presentó su renuncia a  su cargo como rector de la PUCP.[5]

Tras la reunión de la Asamblea Universitaria del 14 de diciembre, se emitió un comunicado[6] en el que se pidió “disculpas por los daños ocasionados, en particular, a las y los estudiantes y sus familias, por los recargos indebidos cobrados por el pago de derechos académicos.”

Asimismo, se anunció que Efraín Gonzales de Olarte asumirá el cargo de rector pro tempore, para dirigir el proceso de transición hasta la renovación de los cargos de gobierno universitario. De igual manera se dispuso la creación de una comunicación y diálogo para “restablecer la confianza en la comunidad universitaria”.


Imagen obtenida de: https://bit.ly/2Ck4jR9

[1] Para mayores cálculos véanse las actuales escalas de pago: https://www.pucp.edu.pe/admision/pregrado/costo-estudios/pensiones/valor-de-las-boletas/

[2] https://www.youtube.com/watch?v=lr2Ofd77ct8

[3] Ley de Protección a la Economía Familiar respecto del pago de pensiones en Institutos, Escuelas Superiores, Universidades y Escuelas de Posgrado Públicos y Privados

[4]http://spij.minjus.gob.pe/CLP/contenidos.dll/CLPlegcargen/coleccion00000.htm/tomo00443.htm/a%C3%B1o436021.htm/mes436022.htm/dia436649.htm/sector436767.htm/sumilla436768.htm?f=templates$fn=document-frame.htm$3.0#JD_0011-2013-PI-TC-EXP

[5] De igual forma renunciaron a sus cargos como autoridades Carlos Fosca y Pepi Patrón.

[6] Véase: https://puntoedu.pucp.edu.pe/noticias/comunicado-de-la-asamblea-universitaria/

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here