¿Cómo la culpa nos motiva?: El inconsciente y el gozo como parte de la comisión de un delito a través del largometraje «No matarás»| Marycarmen Irigoyen

321
0
Compartir

Escrito por Marycarmen Irygoyen (*)

«La ley no debería imitar la naturaleza, en todo caso mejorarla.

La ley la ha inventado el hombre para regular las relaciones sociales.

La ley determina qué somos y cómo vivimos, podemos cumplirla o violarla, la gente es libre.

Su libertad está restringida a la libertad de otros.

Y el castigo. El castigo es venganza.

Sobre todo si hace daño sin prevenir el crimen.

Realmente, ¿A quién venga la ley? ¿Venga a los inocentes? ¿Y los que hacen la ley son inocentes?»

– Capítulo 5 “No matarás”, Decálogo de Krzysztof”

1. Introducción

La ley se encuentra constantemente en nuestras vidas, es la encargada de controlar nuestras pulsiones y de pedirnos sacrificios que nos ayudarán a convivir en sociedad. Así también, el no controlar nuestros impulsos conlleva un castigo, que tiene el objetivo de buscar métodos para prevenir delitos; sin embargo, en el caso del largometraje “No Matarás”, podemos observar que este castigo no es más que un incentivo para el joven Jacek. Este filme es narrado por el abogado de este, Piotr, que descubre cómo todas las piezas de la historia de Jacek se conectan para llegar al momento de su ejecución, debido al asesinato de un taxista.

Asimismo, a través de este artículo se retratarán temas relevantes encontrados alrededor del largometraje, como lo es el hecho de que seamos sujetos sujetados constantemente por una ley que nos obliga a controlarnos, cómo el inconsciente y el gozo pueden ser vías para cometer un delito, pero sobre todo la culpa, que se muestra constantemente, y es la que motiva a Jacek a buscar la pena capital.

2. El sujeto sujetado  

Desde que nacemos nos encontramos en un mundo regido por sus propias reglas, tanto sociales como legales. Así, venimos al mundo con un doble nacimiento, uno biológico y otro como ser social. De este modo, nacemos sujetos a un sistema de legalidades que nos limita y nos controla; sin embargo el limitarse no siempre debe tener connotación negativa, la ley sujeta nuestras pulsiones, sujeta nuestro odio y nuestra agresividad, nuestros deseos de lastimar al otro; la ley aplica su fuerza coercitiva sobre nosotros para que se pueda vivir en una sociedad pacífica, de esta manera, somos sujetos sujetados.

Según Pereira en la siguiente cita: “La función del Derecho y la razón de su existencia: impedir la tendencia del hombre a hacer del otro un objeto de dominación o de sus pulsiones destructivas» (2015, pp.51). Así, desde el principio se identifica a la persona como un sujeto en busca de satisfacer sus pulsiones que debe ser controlado.

Al principio del largometraje se nos presenta al joven Jacek, de 20 años, y lo vemos tirar una piedra a la carretera, lo que causa un accidente de tránsito; en esta escena se puede observar a un sujeto actuando según sus pulsiones. Otro ejemplo de esto es el taxista y sus diferentes acciones alrededor de la película, muchas de las cuales afectaron a terceros; así como cuando abandona a una pareja en un lugar frío y solitario, al molestar a los perros de un transeúnte, o incluso al observar descaradamente las pantorrillas de una adolescente; todas estas acciones son signos de un descontrol de sus pulsiones y cómo estas son usadas contra el otro.

La sociedad en la que nacemos nos pide un sacrificio y es el de ceder a nuestros deseos, de renunciar a los impulsos agresivos, y se sabe que si no limitas tus pulsiones se te implementará un castigo; así para vivir en la sociedad debemos seguir sus reglas. No obstante, Jacek decide dejar de sacrificarse y cede a sus pulsiones. Esto lo podemos observar en la escena del asesinato, primero este joven se prepara, toma la soga entre los dedos y luego decide ahorcar al hombre, lo ahorca con fuerza y la expresión de su cara no es otra que de ira, decide arrastrarlo hasta la orilla de un río y al ver que este seguía vivo lo golpea con una roca para terminar el trabajo; este homicidio muestra una total violación a las reglas legales, muestra un sometimiento entero a sus pulsiones.

A pesar de ello, este no es el único signo de agresividad cometido por Jacek; alrededor de la película podemos encontrarlo empujando a un joven en un baño público, o también mostrando indiferencia ante un par de jóvenes cuando le pidieron si podían subir al taxi primero; pero sobre todo, la escena más impactante, es el momento posterior al asesinato, cuando él decide buscar en la guantera donde encuentra dinero y comida, la cual procede a comer mientras se ríe del colgante del auto, por un momento se podría pensar que estaba feliz por haber cometido el crimen, hasta que escucha una canción en la radio que no es de su agrado y procede a arremeter su furia contra la casetera, mostrando nuevamente descontrol sobre sus impulsos agresivos. Debido a esto, parece ser que este joven es un sujeto alejado de la sociedad, renegado por esta y por sus reglas, y no está dispuesto a cumplirlas; hasta podríamos llegar a pensar que es un ser sin alma o puro de maldad, pero ¿lo es?.

Por otro lado, Pereira describe el sistema jurídico como un mecanismo para el control de los impulsos, de modo que las personas sacrifican sus deseos agresivos y, de este modo, el crimen es escaso, además de que se amenaza con el castigo a quien no renuncie a sus pulsiones (2015, pp.50); por lo tanto, se puede creer que la ley tiene un sistema preventivo del delito. Sin embargo, el abogado de Jacek, Piotr detalla lo siguiente: “Desde los tiempos de Caín ningún tipo de pena ha servido para combatir o disuadir el crimen”, así nos muestra que él no cree en la pena como un método preventivo, no piensa en esta como una forma de disuadir al otro de no cometer un crimen. De hecho, Piotr enfoca su posición frente al tema al principio del filme en la siguiente cita: “La disuasión implica usar la sentencia, o mejor dicho, al condenado, para intimidar a otros. Esto lo contempla el artículo 50 del código penal. La prevención criminal es una mera justificación para las sentencias injustas”. De esta manera, él ha llegado a creer que la intimidación no es más que la justificación de actos injustos que se muestran como ejemplos para intimidar al resto.

3. El inconsciente y el gozo

Desde el psicoanálisis se trae de vuelta la valorización del individuo, lo que existe fuera de lo literal. Muchas veces se piensa que en los litigios todo es blanco y negro, pero con el tiempo se ha sabido que todo en la vida, incluyendo los juicios, son una gran gama de grises, como dice Pereira en la siguiente cita: “”Estas nociones interfieren en la ciencia jurídica a medida en que revelan lo no-dicho, aquello que está por detrás de la palabra de la ley”. (2015, pp.59)

Así, lo que se intenta en esta película es reflejar la historia detrás de Jacek para cometer el homicidio, y que este va más allá de ser solo un asesinato, que existe una historia detrás y motivaciones que conllevaron a tomar la decisión de cometer tal acto. De esta manera, podemos encontrar en este joven el sentimiento de culpa y castigo como el principal motivo para cometer el crimen, de lo que hablaremos más adelante en el artículo.

Además, Piotr comenta al principio de la película lo siguiente: “Una de las cosas de mayor interés es poder conocer y llegar a entender a personas que no hubiera conocido nunca si mi profesión fuera otra”. De esta manera, él ratifica el hecho de que parte de la profesión del abogado y de la función del litigio es entender que existe más de lo que se lee en la sentencia, que hay emociones y motivaciones que llevan a las personas a violar la ley, y que con el tiempo uno va escuchando y aprendiendo del otro y de sus historias.

Asimismo, Pereira dice lo siguiente: “El inconsciente escapa, falla, tropieza y rompe de forma incomprensible la continuidad lógica del pensamiento y del comportamiento de la vida cotidiana” (2015, pp.59). De esta manera, el inconsciente nos puede llevar a violar leyes o cometer actos violentos que rompen con nuestra cotidianidad. Zaffaroni se pregunta cómo es que algunas personas pueden llegar a ser tan descuidadas en una escena del crimen, o cometer un delito una y otra vez esperando que los atrapen; y así también responde la pregunta, es el inconsciente, es el esperar recibir lo que el individuo desea, en el caso de Jacek, es el esperar que se le castigue.

Por otro lado, se sabe que el deseo es inconsciente y se busca constantemente por el ser humano, por lo que estos actos liderados por el deseo pueden terminar transformándose en hechos jurídicos. Así, al desear un objeto, buscas en este la satisfacción de un gozo y una herramienta para esto puede ser el derecho. Como dice Pereira: “la esencia del derecho no es propiamente el gozo, pero sí la distribución del gozo” (2015, pp.62), por lo que se puede pensar que Jacek pretendía un gozo que podría encontrar en la máquina jurídica estatal; sin embargo, recordemos que este tiene apetito de muerte y muchas veces puede estar ligado al dolor. Asimismo, el hecho de sentir dolor puede convocar un gozo que exija de un litigio más largo, y que así el sufrimiento persista. De esta manera, como dice Pereira: “El litigio judicial es una historia de la degradación del otro” (2015, pp.65). Así, es un odio hacia sí mismo que se disfruta, es el goce de sufrir; no obstante, el inconsciente de Jacek buscaba el sufrimiento no en la longitud del litigio sino en la condena que se le iba a adjudicar.

En efecto, se podría derivar al tema del malestar. Se conoce que el sujeto renuncia a sus impulsos con la condición de que la sociedad lo cuide; sin embargo, si la sociedad entrega más malestar del que se puede digerir, conlleva a adquirir el síndrome fatalista, es decir, expresiones de impotencia, desesperanza y desconfianza. Así, el malestar que sentía Jacek por el mundo lo llevó a dejar de retener sus pulsiones y comenzar a actuar de forma reprochable.

4. La culpa

La culpa es un tema que se recorre alrededor de todo el filme y que se encuentra en la cabeza de nuestros personajes. Uno puede sentir culpa por acciones sencillas como, por ejemplo, Piotr al sentirse culpable por haber estado al mismo tiempo y en el mismo restaurante que Jacek y no haber hecho nada para evitar el crimen que este iba a cometer, incluso aunque en ese momento Piotr no podría haber sabido lo que Jacek iba a hacer horas después; a culpas más grandes y atormentadoras como la culpa que carga Jacek por la muerte de su hermana.

Para esto ahondemos más en la historia, Jacek pide que lo entierren al costado de la tumba de su padre, donde habían tres plazas; sin embargo, una está ocupada por su padre y otra por su hermana. Ella tenía tan solo 12 años y estaba comenzando sexto grado, la culpa nace cuando el joven toma unos tragos con un amigo y luego este último se va manejando en un tractor, lastimosamente, es este mismo vehículo el que mata a su hermana debido a que el conductor estaba ebrio. Así, Jacek se siente culpable por la muerte de su hermana, ya que piensa que si él no hubiera salido con su amigo, este no hubiera manejado borracho y hubiera atropellado a la niña.

En efecto, es aquí donde podemos ver el tema del inconsciente, Jacek buscaba ser castigado por la muerte de su hermana y nos podemos preguntar lo siguiente: ¿Qué ocurre si el castigo es deseado? y ¿Qué ocurre si confías tanto en la ley que actúas en vista en función al castigo? De esta manera, Jacek confiaba en que se le iba a sentenciar a pena capital por homicidio e inconscientemente buscaba morir, buscaba sufrir.

Tal como se cuestiona Zaffaroni, influenciado por la filosofía de Freud, lo siguiente: “Si en definitiva la pena de muerte no era un incentivo más que una prevención. El que busca expiación inconscientemente la encuentra en la maquinaria estatal”. En consecuencia, podemos observar como la culpa puede llevar a las personas, en este caso a Jacek, a cometer homicidio para poder ser castigado con la pena capital; no se puede negar que este joven buscaba expiación por sus errores y creyó que la mejor forma de buscarla era en la ley.

Asimismo, Zaffaroni también reflexiona sobre la culpa en los actos agresivos en la siguiente cita: “La conducta hétero agresiva está ocultando una violencia auto agresiva de carácter inconsciente, muchos actos violentos esconden la búsqueda de la muerte, y la búsqueda de la pena por la reacción de la defensiva legal en el acto mismo”. Esta cita expresa lo que Jacek estaba buscando, era el suicidio, el odio hacia sí mismo propiciado por la culpa, esto es lo que lo llevó a cometer actos agresivos hacia terceros, era la búsqueda del sufrimiento.

(*)Sobre la autora: estudiante de Derecho en la PUCP y directora de la comisión de Eventos, durante el periodo 2020-2, de la asociación civil IUS ET VERITAS.

Imagen obtenida de https://bit.ly/3k2KvF5


5. Bibliografía

Da Cunha Pereira, Roberto (2015)  Derecho y psicoanálisis La subjetividad en la objetividad de los actos y hechos jurídicos. Revista Aequitas. 9(9), pp.49-74

https://p3.usal.edu.ar/index.php/aequitas/article/view/3933/4871

Eugenio Zaffaroni reflexión sobre Filme “No matarás”

https://www.youtube.com/watch?v=33ceK-gqMYE&fbclid=IwAR0ha9iLKYrCvHe8pirkgbQ6WmtS8VyfFsSGcL1phQwOAunJpiXu6WUnDaQ

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here