La acreditación de la condición de productor–exportador para los fines del drawback

1033
0
Compartir
foreman control forklift handling the container box load to big truck selective focust at container box.

Actualmente unos de los requisitos que genera mayores inconvenientes a los exportadores para poder acogerse al Régimen del Drawback, es la acreditación de la condición de productor exportador, y ello porque SUNAT al momento de las fiscalizaciones a dicho Régimen, exige para la acreditación de dicho requisito, que en caso se haya efectuado la producción directamente por el exportador, éste haya participado en “todas las etapas del proceso productivo” siendo que resulta la Administración Tributaria quien define los alcances del “proceso productivo” de manera unilateral y en muchos casos arbitraria; y en los supuestos en que la producción se haya realizado en todo o en parte por un tercero, este tercero debe haber recibido un encargo previo de producción por parte del exportador, debiendo cumplirse una serie de formalidades, las cuales en caso de tener deficiencias acarrea, a criterio de la Administración Tributaria, un indebido acogimiento a dicho Régimen, aún cuando dichas deficiencia sean ajenas al exportador y exclusivamente atribuibles al tercero; sumado a la imposibilidad que el tercero contratado a su vez subcontrate a otra empresa para su participación en la producción.

Al respecto, siendo la intención del Régimen del Drawback la de lograr un incentivo e incremento de las exportaciones nacionales con el consecuente ingreso de divisas, debería resultar indistinto que la producción haya sido efectuada directamente por el exportador o por un tercero, debiendo ser lo exigible que se trate de un producto nacional en cuya elaboración se haya consumido o se haya hecho participar un insumo importado con el correspondiente pago de derechos arancelarios que a su vez hayan incrementado el costo de producción de dicho producto exportado.

Del mismo modo, debería resultar indistinto para la finalidad del Drawback, que el tercero encargado de la producción hubiese a su vez subcontratado a un tercero para todo o parte del proceso productivo.

Igualmente, la exigencia de requisitos y documentos adicionales a la existencia de un contrato de producción y a la correspondiente factura emitida en virtud al mismo, como son propiamente las Guías de Remisión, Kardex y otros documentos similares a cargo del tercero proveedor no deberían ocasionar el impedimento al exportador de acogerse a dicho Régimen.

En efecto, no debería poder la Administración Tributaria pretender determinar de manera ilegal y/o arbitraria la inexistencia de actos jurídicos en virtud a deficiencia o ausencia de documentos emitidos por los terceros proveedores. En todo caso, la consecuencia jurídica de tal situación debería ser la de aplicar las sanciones u otras medidas que correspondan derivadas de dichas deficiencias al tercero generador de la misma.

Por otro lado, cuando el exportador encarga la producción a un tercero en virtud a un contrato de producción, puede ocurrir posteriormente que el tercero le facture el servicio o la venta de los productos elaborados en virtud a dicho contrato de producción.

La Administración Tributaria permite que el tercero encargado de la producción sea quien le venda al exportador la materia prima de manera previa a la producción, producción que posteriormente debe ser facturada por el tercero, situación que sería similar a que el tercero le venda los bienes materia de producción, en cuyo costo de venta estarán inmersos el costo de la materia prima y el costo del servicios.

Para efectos del Drawback y para efectos tributarios, las situaciones son las mismas. Para efectos del Drawback existe una producción y para efectos tributarios se paga IGV sobre el costo de la materia prima y el servicio. Incluso para efectos prácticos, se disminuye el sobre costo de tener que emitir doble facturación y doble registro contable de tales operaciones.

Nuevamente, partiendo de la premisa que siendo lo necesario para efectos del acogimiento al Régimen del Drawback que exista la producción de un bien que finalmente es exportado incorporando insumos importados que pagaron sus correspondientes derechos arancelarios,  debería resultar indiferente el momento en que se debe dar por iniciado el proceso de producción; toda vez que frente a tal exigencia, el exportador tendría que haber generado la producción de todo insumo o materia prima que ha participado o que ha sido consumido en el producto exportado.

Es natural, legal y lógico que el exportador adquiera insumos o materias primas tanto importados como locales, cuya producción no ha generado o no ha encargado a terceros, para posteriormente hacerlos participar directamente o a través de terceros en un proceso productivo que genere el bien a exportar.

No obstante, al momento de las fiscalizaciones llevadas a cabo por SUNAT, los funcionarios de dicha entidad, unilateral y arbitrariamente buscan establecer en que momento debe entenderse el inicio del proceso productivo del producto exportado, exigiendo al exportador acreditar que ha participado directamente o a través de terceros (mediante contrato de producción) en etapas de producción que corresponde a materia primas o insumos adquiridos por el exportador. Así a manera de ejemplo, en el caso de exportación de pisos laminados, exige que el exportador haya participado en la tala del árbol que genero la tablilla adquirida por el exportador y que como materia prima fue parte del proceso productivo del piso laminado, bajo la unilateral y arbitraria interpretación, que la tala del árbol forma parte del proceso productivo del piso laminado.

De tal forma, al igual que lo mencionamos al inicio del artículo, siendo la intención del Régimen del Drawback la de lograr un incentivo e incremento de las exportaciones nacionales con el consecuente ingreso de divisas, debería resultar indistinto desde cuando debe considerarse el inicio del proceso productivo, debiendo ser lo exigible que exista un proceso productivo; es decir, transformación de materia prima e insumos en un producto exportado en cuya elaboración se haya consumido o se haya hecho participar un insumo importado con el correspondiente pago de derechos arancelarios que hayan incrementado el costo de producción de dicho producto exportado.


Imagen obtenida de: https://bit.ly/2Nu8gZY

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here