Máxima, la Dama de la Laguna Azul: el caso que Yanacocha no quiere perder

2452
0
Compartir

Roberto Arlt, mítico escritor y periodista argentino, apuntó en Los siete locos que “perder un sueño es como perder una fortuna, qué digo, es peor […] Esa es la verdad: mañana la vida no puede ser esto”. Al parecer, esta frase del autor de la saga de Erdosain encaja perfectamente en la situación que envuelve a Máxima Acuña Atalaya, pobladora del terreno denominado “Tragadero Grande”, ubicado en Cajamarca, frente a la Laguna Azul; en el proceso legal que sigue desde 2011 frente a la Minera Yanacocha, parte de Newmont Mining Corporation, uno de los explotadores de oro más grandes del mundo y el mayor en Sudamérica.

Así es como uno de los casos que más preocupación ha generado es el de Máxima Acuña, la Dama de la Laguna Azul. Este problema ha vuelto a poner sobre el tapete el debate acerca del rol que debe cumplir el extractivismo en nuestro país, donde ya no solo está en discusión la conservación del medio ambiente, sino el respeto hacia la persona misma.

Este tema ha regresado al imaginario nacional debido a las recientes denuncias de hostigamiento, maltratos y atropellos presentadas por Máxima Acuña contra la Minera Yanacocha[1], luego de que esta ganara un juicio contra la minera donde estaba en cuestión la posesión de un terreno ubicado frente a la Laguna Azul, locación importante para el desarrollo de la actividad minera del cuestionado proyecto Conga. De esta forma, en el presente editorial se analizarán los argumentos de la Minera Yanacocha, así como los de Máxima Acuña de Chaupe y su familia, haciendo un recuento acerca de los hechos y cómo se ha venido llevando este caso desde 2011, año en que se inició el proceso judicial.

Máxima Acuña es una pobladora del sector conocido como “Tragadero Grande”, ubicado frente a la Laguna Azul. Desde 1994, la familia Chaupe Acuña vive en esta localidad, donde adquirieron el documento que certifica la posesión del predio por parte de la comunidad de Sorochuco. En 1996, la Minera Yanacocha compró terrenos pertenecientes a la comunidad de Sorochuco, donde no se incluyó expresamente el predio de los Chaupe Acuña[2]. En el año 2011, la Minera Yanacocha denunció por supuesto delito de usurpación de tierras a Máxima Acuña y familia, denuncia formalizada por el Fiscal de Celendín[3].

En este proceso, Máxima fue condenada en primera instancia a tres años de pena privativa de la libertad por el delito de usurpación, y tras una apelación de la abogada de Máxima Acuña y familia, la Sala Superior de Cajamarca anuló el juicio de primera instancia en 2013. Sin embargo, en una resolución emitida el 5 de agosto de 2014, el Juzgado Penal Unipersonal de Celendín, condenó a Jaime Chaupe Lozano, Máxima Acuña Atalaya, Elías Abraham Chávez Rodríguez e Isidora Chaupe Acuña a 2 años y 8 meses de pena privativa de libertad suspendida, al desalojo inmediato del terreno invadido y al pago de una reparación de 5, 500 nuevos soles[4]. No obstante, y como precedente fundamental en la legislación peruana, la Sala Penal de apelaciones de Cajamarca absolvió a Máxima Acuña y familia del cargo de usurpación de terrenos[5].

En primer lugar, debemos analizar el delito de usurpación, que es materia fundamental en este caso. La legislación vigente regula el tipo penal de usurpación de la siguiente forma:

Artículo 202. Usurpación

     Será reprimido con pena privativa de libertad no menor de dos ni mayor de cinco años:

El que, para apropiarse de todo o en parte de un inmueble, destruye o altera los linderos del mismo.

El que, con violencia, amenaza, engaño o abuso de confianza, despoja a otro, total o parcialmente, de la posesión o tenencia de un inmueble o del ejercicio de un derecho real.

El que, con violencia o amenaza, turba la posesión de un inmueble.

El que, ilegítimamente, ingresa a un inmueble, mediante actos ocultos, en ausencia del poseedor o con precauciones para asegurarse el desconocimiento de quienes tengan derecho a oponerse.

     La violencia a la que se hace referencia en los numerales 2 y 3 se ejerce tanto sobre las personas como sobre los bienes.

De esta forma, para que exista el delito de usurpación, Máxima Acuña y familia no deben ser poseedores del terreno de “Tragadero Grande”. Sin embargo, ella se aferra a un documento que cerciora y testifica su legítima posesión del bien desde 1994. Asimismo, “reiteramos [que] en este delito no se protege el derecho de propiedad ni el título que confiere el derecho a poseer el bien inmueble (…), sino la posesión material o tenencia, o los derechos reales de uso, usufructo, servidumbre, anticresis, etc.; esto es, el ejercicio de estos como hecho”[6]. De esta forma, cabe resaltar que la Minera Yanacocha no ha podido otorgar medios probatorios consistentes sobre la certificación de posesión del predio ocupado por Máxima Acuña, es por ello que no se puede hablar de un delito de usurpación, ya que la posesión del territorio es, bajo los parámetros de la ley, de Máxima Acuña de Chaupe.

Otro argumento esgrimido en este caso es aquel que manifiesta que la familia Chaupe Acuña recién tomó posesión del terreno en 2011, cuando ya se estaba iniciando las obras por parte de la Minera Yanacocha y el Proyecto Conga. En este sentido, cabe resaltar que el artículo 7 de la Ley General de Comunidades Campesinas, dice a la letra:

“Las tierras de las Comunidades Campesinas son las que señala la Ley de Deslinde y Titulación y son inembargables e imprescriptibles. También son inalienables. Por excepción podrán ser enajenadas, previo acuerdo de por lo menos dos tercios de los miembros calificados de la Comunidad, reunidos en Asamblea General convocada expresa y únicamente con tal finalidad. Dicho acuerdo deberá ser aprobado por ley fundada en el interés de la Comunidad, y deberá pagarse el precio en dinero por adelantado”[7].

Esta ley lo que busca es proteger las tierras de los pobladores de zonas rurales, donde se puede interpretar que al ser imprescriptibles y que Máxima Acuña ha demostrado de forma convincente poseer la posesión del predio desde 1994, el argumento esgrimido por la Minera Yanacocha no se asienta en una base legal sólida.

Por otro lado, luego de la controversial sentencia a favor de Máxima Acuña y familia, Mirtha Vásquez, abogada de la familia Chaupe Acuña y miembro de Grufides[8], manifestó que

«han declarado inocentes a los integrantes de la familia Chaupe Acuña. Los ha absuelto de todo cargo y ha señalado que no hay pruebas que acrediten lo que la empresa minera venía diciendo: que son unos usurpadores, que le quitaron su terreno, que entraron a su terreno golpeando policías. Todas esas mentiras han caído. No existe ninguna prueba de lo que Yanacocha venía sosteniendo. La justicia se logra gracias a la perseverancia. Lo que ocurría con la familia Chaupe era un acto de injusticia»[9].

Asimismo, las diversas denuncias y pruebas de un hostigamiento y violencia por parte de la Minera Yanacocha hacia Máxima Acuña y familia generan preocupación en todos aquellos que siguen este caso, ya que no es aceptable el uso de la violencia y el abuso hacia cualquier poblador. Estas denuncias versan de 2013 y se tienen vídeos probatorios, los cuales están bajo análisis de las respectivas autoridades. Asimismo, la Minera Yanacocha ha desmentido estas acusaciones, minimizando las acusaciones por parte de Máxima Acuña en un vídeo donde aparecen efectivos policiales, maquinarias y un ambiente complicado[10], destacando también que en todo momento actuaron de buena fe en la compra de los terrenos en cuestión[11].

De esta forma, la Minera Yanacocha, representada por el Gerente de Asuntos Legales de dicha empresa, el señor Wilby Cáceres, aseveró que “la sentencia de hoy es solo un paso más dentro del proceso que venimos siguiendo y en el que ya ha habido dos sentencias anteriores que dieron la razón a la empresa. No compartimos lo resuelto por la Sala Penal, por lo que recurriremos a la Corte Suprema, la que resolverá en última instancia este caso”[12].

Finalmente, el caso de Máxima Acuña y su familia promueve la reflexión en torno al verdadero papel de la actividad extractivista en nuestro país. El hecho de que el Proyecto Conga siga su rumbo o no merece una discusión aparte, lo que se busca dar a conocer en este editorial son los respectivos puntos de vista de cada parte, donde Máxima Acuña ha demostrado determinación y firmeza, recordándonos que lo más importante es el respeto a los derechos de la persona; mientras Minera Yanacocha seguirá en la pugna por demostrar la posesión de los terrenos en cuestión. Como dijo nuestro poeta universal en su ya clásico poema Los nueve monstruos, “hay, hermanos, muchísimo que hacer”.


[1] http://www.ideeleradio.org.pe/web/wNoti.php?idN=11627&tip=principal

[2] http://www.larepublica.pe/columnistas/kolumna-okupa/maxima-05-08-2014

[3] http://www.cooperaccion.org.pe/noticias/10-noticias/2254-el-caso-de-maxima-chaupe-vs-minera-yanacocha

[4] http://espacio360.pe/noticia/actualidad/conga-versus-chaupe-mucho-mas-que-un-lio-de-tierras-33d4-user12-date2014-08-07-actualidad

[5] http://www.rpp.com.pe/2014-12-18-cajamarca-campesina-derrota-en-juicio-por-terrenos-a-minera-yanacocha-noticia_752039.html

[6] GÁLVEZ VILLEGAS, Tomás Aladino y Walther Javier DELGADO TOVAR, Derecho Penal. Parte Especial, Tomo II, Jurista Editores, Lima, 2011., pp. 1152-1153.

[7] http://www.justiciaviva.org.pe/acceso_justicia/justicia_comunal/3.pdf

[8] http://www.grufides.org/

[9] https://redaccion.lamula.pe/2014/12/17/cajamarca-se-hizo-justicia-para-maxima/jorgepaucar/

[10] https://www.youtube.com/watch?v=d9Mftfy_f_I

[11] Acá el vídeo de parte de la familia Chaupe Acuña, realizado por la ONG Grufides. https://www.youtube.com/watch?v=u2a8Kb8Lv9M

[12] http://gestion.pe/empresas/yanacocha-apelara-sentencia-contra-terrenos-litigio-familia-chaupe-2117371

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here