Respuestas a tres preguntas sobre los procesos judiciales en los EE.UU.

1525
0
Compartir
Judge James Cott (L), attorneys John J. Reilly (C) and Rebekah J. Poston (R) with defendants Efrain Antonio Campo Flores (foreground, R) and Franqui Francisco Flores de Freitas (foreground, C) during a hearing in U.S. district court in the Manhattan borough of New York in this courtroom sketch from November 12, 2015. The defendants, who are two of Venezuelan President Nicolas Maduro's relatives, have been indicted in the United States for cocaine smuggling, according to court papers on Thursday, following an international sting that Venezuela cast as an "imperialist" attack. Picture sketched November 12, 2015. REUTERS/Christine Cornell TPX IMAGES OF THE DAY FOR EDITORIAL USE ONLY. NO RESALES. NO ARCHIVE. FOR EDITORIAL USE ONLY. NOT FOR SALE FOR MARKETING OR ADVERTISING CAMPAIGNS.

Si has visto alguna serie/película o leído un libro sobre una disputa legal en los EE.UU. es probable que te hayas hecho por lo menos una de estas preguntas.

  • ¿Cómo se selecciona a los miembros del jurado?

A esta etapa, que es la primera del juicio (trial), se le denomina voir dire. Su finalidad es seleccionar al número necesario de jurados (titulares y suplentes) de un grupo de personas citadas por el juez.

Con el fin de identificar jurados idóneos (es decir, imparciales y capaces de evaluar objetivamente los planteamientos de las partes), el juez y/o los abogados de las partes formulan una serie de preguntas a los potenciales jurados (primero en grupo y luego uno a uno). Dependiendo de la sede (federal o estatal), el rol de los abogados de las partes será más o menos activo.[1]

Un potencial jurado puede ser excluido por: (i) decisión del juez; (ii) un cuestionamiento sin causa (cada parte tiene un número limitado de oportunidades para excluir a un potencial jurado sin causa)[2]; o, (iii) un cuestionamiento con causa (si, a criterio de la parte que lo formula, las respuestas del potencial jurado revelan que tiene un prejuicio y no podría ser imparcial). En este último supuesto, corresponde al juez decidir si el cuestionamiento tiene sustento suficiente o no.

Toda persona que no es excluida por iniciativa del juez o de alguna de las partes pasa a ser miembro del jurado.

Esta etapa concluye una vez alcanzado el número necesario de jurados, por lo que es usual que parte de las personas citadas nunca lleguen a ser “interrogadas” por el juez y/o los abogados. De ahí la frustración de algunas personas que, habiendo sido citadas en más de una oportunidad, jamás han integrado un jurado.

  • ¿Qué es la regla de hearsay?

Es una regla sobre admisibilidad de prueba que proviene del common law inglés y que -en su concepción moderna- está plasmada en las reglas federales sobre evidencia.

Su finalidad es “proteger” a los jurados y evitar que estos basen su decisión en pruebas poco confiables. Según esta regla, no son admisibles las afirmaciones realizadas fuera del juicio que son ofrecidas para acreditar la veracidad de lo afirmado.

El rechazo de las afirmaciones que califican como hearsay demuestra la preferencia que se da al testimonio “en vivo” en el sistema norteamericano; entre otras razones, porque las afirmaciones realizadas durante el juicio sí pueden ser “controladas” a través del contrainterrogatorio.

Ahora bien, existen múltiples excepciones a la regla de hearsay. Así, por ejemplo, no será hearsay una afirmación realizada fuera del juicio por el demandado, si esta es ofrecida contra él por el demandante. Esta excepción se basa en la naturaleza del sistema adversarial. Del mismo modo, no será hearsay[3] una afirmación realizada fuera del juicio, si -al momento de realizarla- la persona estaba bajo el estrés de un evento impactante reciente (por ejemplo, un accidente automovilístico). Esta excepción se basa en la idea de que la persona no tuvo tiempo suficiente para inventar una mentira. La espontaneidad de la afirmación hace que esta sea más confiable y, por ende, admisible como prueba.

  • ¿Por qué los acusados suelen no declarar?

En los procesos penales, los acusados suelen no declarar en defensa propia, a pesar de tener el derecho a hacerlo y de exponerse a que más de un miembro del jurado piense que “el que calla, otorga”. Ahí tenemos los casos de O.J. Simpson y Steven Avery, por poner dos ejemplos mediáticos. ¿A qué se debe esto? La principal razón es el riesgo de que la fiscalía pueda ofrecer pruebas relacionadas al carácter del acusado (por ejemplo, condenas penales previas).

Cuando el acusado no declara, la fiscalía ve muy limitadas sus posibilidades de incorporar el ataque al carácter a su estrategia. Y es que, por regla general, este tipo de pruebas no son admisibles para acreditar la inclinación o tendencia del acusado a actuar de un modo específico.

El acusado que declara pasa a ser también un testigo. Como tal, le son aplicables ciertas reglas que habilitan a la fiscalía a cuestionar su credibilidad de diversas formas. Una de ellas es la referencia a condenas penales previas. Si estas salen a la luz en el momento preciso y con el tono apropiado durante el contrainterrogatorio pueden convertirse en el elemento que incline la balanza a favor de la fiscalía. Como pocos acusados están dispuestos a jugar esta lotería, optan por no declarar.


FUENTE DE IMAGEN: https://1.bp.blogspot.com/

[1] En sede federal son los jueces quienes suelen formular todas las preguntas.

[2] La Corte Suprema de los EE.UU. ha establecido que el ejercicio de un cuestionamiento sin causa no será válido si se basa en un motivo discriminatorio (por ejemplo, la raza del potencial jurado).

[3] En estricto, una afirmación de este tipo sí es hearsay sólo que por excepción es admitida como prueba.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here