¿Dudas razonables? A propósito de las observaciones al valor de importación

5401
2
Compartir

Si bien, conforme a la normativa sobre valoración aduanera, los tributos de importación deben ser calculados (principalmente) en función a la información proporcionada por el importador, ello no quiere decir, por cierto, que la Aduana se encuentre obligada necesariamente a aceptar todo lo que ante ella es declarado, máxime si de la revisión de la documentación e información que le es proporcionada se aprecian vacíos, incongruencias o situaciones poco claras.

En estos casos, en la normativa sobre valoración aduanera (particularmente la Decisión 6.1 expedida por el Comité de Valoración en Aduana de la OMC) se ha previsto un mecanismo en base al cual la Aduana puede dudar de la veracidad o exactitud del valor de importación declarado [en adelante, llamaremos a este mecanismo «Duda Razonable OMC»]. En función a ello, si la Aduana tuviera «dudas razonables» respecto del valor de importación declarado, deberá notificar al importador informándole de las razones por las cuales se ha establecido la duda y otorgándole un plazo para que presente sus descargos (se le permita defender su valor). Luego, si las dudas persisten, la Aduana deberá comunicar de ello al importador indicándole que el valor en aduana no podrá ser sustentado en base al valor de su transacción con el proveedor extranjero sino en función a valores de referencia (normalmente de mercancías idénticas o similares) que la Aduana tiene registrados en su base de datos.

Lo que no se menciona en el procedimiento en referencia es cuales serían aquellas razones que tendría la Aduana para dudar del valor declarado por el importador. Al respecto, es de ver que no estamos ante cualquier duda, sino ante una «duda razonable». Esto es, ante una situación de hecho advertida por la autoridad aduanera respecto de la cual, «razonablemente» no cabría generar convicción en torno a lo declarado.

Al respecto, y si tenemos en consideración que la declaración del importador se presume veraz conforme al ordenamiento vigente [Principio de Presunción de Veracidad consagrado en el artículo 8 de la Ley General de Aduanas], se tendría, entonces, que, cuando menos, los motivos con contaría la Aduana para dudar de lo declarado debieran ser consistentes y no banales. Allí, y no en otra cosa, nos parece debiera soportarse y encuadrarse el derecho con que cuenta la autoridad aduanera de dudar conforme a la que denominamos «Duda Razonable OMC».

Lo dicho, sirve a su vez para sustentar una PRIMERA CONCLUSION: La Aduana sólo podría poner en tela de juicio lo declarado por el importador si es que existe una DUDA CONSISTENTE que, para los efectos del Acuerdo, equivaldría a la que hemos denominado «Duda Razonable OMC».

El gran problema radica en determinar en qué casos dicha duda será realmente consistente o razonable. Esto es, en qué casos resultará justificado el inicio de oficio de un procedimiento administrativo (de cuestionamiento del valor declarado) que generará indefectiblemente sobrecostos para el importador (por garantizar el diferencial de tributos y así poder retirar rápido la carga, por mayores días de almacenamiento, etc.) Lo mencionado nos lleva a la siguiente pregunta crucial, ¿es qué casos la Aduana contará legítimamente con licencia para incrementar los costos logísticos y operativos del sector importador trasladándole la carga de la prueba de la acreditación del valor declarado durante el despacho de importación?

Hacíamos referencia a un «gran problema» pues la pregunta efectuada no tiene una respuesta ni en el Acuerdo, ni en las normas reglamentarias locales. La respuesta estará en función a lo que ocurra en cada caso en particular y quedará sujeta al criterio subjetivo de cada especialista de aduana. No hay un criterio único, ni parámetro objetivo preestablecido, lo cual nos lleva a una SEGUNDA CONCLUSION: en materia de valoración aduanera no existe predictibilidad al momento del despacho de importación, consecuentemente, no existe seguridad jurídica.

Precisamente, la actuación subjetiva de los especialistas de aduana a la que hemos hecho referencia ha llevado a que, en la práctica, se haya generado un mecanismo paralelo al de la «duda razonable OMC» sustentado más bien en una DUDA NO CONSISTENTE y, por ende, NO RAZONABLE. Como todo mecanismo paralelo, surgido de los vacíos u omisiones normativas unido al criterio libre (y ciertamente no controlado) con que actúan los especialistas de aduana, éste no se encuentra regido por ninguna norma, sometido a ninguna formalidad ni encuadrado en ningún plazo específico.

El mecanismo al que hemos hecho referencia no funciona, ni siquiera, en base a notificaciones formales, sino mediante escuetos comunicados sin mayor referencia ni soporte legal (es decir, indebidamente motivados) que son colgados en la página web de la Aduana. Así, sólo luego de diversas notificaciones y sendas respuestas del importador la Aduana podría decidir finalmente aceptar el valor declarado o iniciar (recién) un procedimiento formal de «Duda Razonable OMC».

Lo dicho nos lleva a una TERCERA CONCLUSION: En el Perú, el inicio de un procedimiento de «Duda Razonable OMC» tiene como requisito previo (en base a práctica extensamente generalizada) el inicio de un procedimiento informal y no sujeto a ninguna regla al que podríamos llamar de «Duda NO RAZONABLE».

Siendo así las cosas, cabría preguntarnos ¿cómo desmantelamos este «mecanismo paralelo»?. Creemos que la púnica solución pasaría por un trabajo interno intenso [en el seno de la Aduana] encaminado a eliminar este tipo de notificaciones informales.

Para ello, se debería tener en consideración que el mecanismo de “notificaciones informales” podría resultar útil para situaciones menores, tales como solicitar documentos faltantes, conceder plazos para subsanaciones etc; pero no para efectuar «investigaciones relámpago» en relación al valor declarado por el importador, tema, por lo demás, de la mayor importancia, tanto así que ha generado el establecimiento de un mecanismo especial a nivel de la OMC [el de «Duda Razonable OMC»], el mismo que, conforme a la orientación del Acuerdo, debiera ser utilizado, consideramos, de manera excepcional y otorgándoles las seguridades y garantías respectivas al importador.

Lo antes mencionado no atenta contra el importante y necesario “control aduanero” a cargo de la Autoridad. Sólo se está indicando que dicho control ejercido al momento del despacho de importación (y concebido como la manifestación de la denominada “potestad aduanera”) debe ser llevado a cabo de manera responsable.

No hay que perder de vista que, tras el despacho aduanero (esto es, luego que las mercancías son retiradas de los recintos aduaneros), la Aduana siempre contará con la oportunidad de programar visitas de fiscalización dentro del plazo legal con que cuenta para ello [cuatro años contados a partir del 1 de enero del año siguiente a la fecha de numeración de la declaración de importación]. En dichas visitas la Aduana podría efectuar las revisiones a su cargo (tanto del valor declarado, como de la operación de compraventa subyacente) con el todo detenimiento y rigurosidad del caso de una manera programada, ordenada y sin menoscabo de los derechos del importador. Este tipo de revisiones (y no las efectuadas mediante una “Duda no Razonable”) son las que permiten efectivizar las acciones de control aduanero, dosificando (y, por ende, haciendo menos oneroso) el empleo de recursos tanto del Estado como de los particulares.

2 COMENTARIOS

  1. Tienes mucha razón, no hay duda que es un abuso, por cuanto yo he tenido una mercancia, donde me solicitan sustentar el valor de la mercancia, por ser supuestamente mercadería restringida, ya revise la norma y no esta el la partida restringida ni tampoco cumple siquiera con tal restricción, por lo visto es solo un mecanismo utilizado para generar reditos a sus arcas de manera totalmente ilegal

  2. si aduanas establece un precio para tus mercancías a fin de pagar los derechos y el importador opta por realizar una DUDA RAZONABLE por que considera que el precio pagado es inferior al que aduanas esta estableciendo para esta importación , la pregunta es :ADUANAS puede incrementar el valor de las mercaderías después de haberse iniciado el proceso de DUDA RARONABLE?? en mi caso si lo han hecho , esto es legal??

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here