Un cuento en tres escenas

2667
0
Compartir

Primera escena

El representante del máximo organismo electoral del país presenta un proyecto de ley según el cual, de ahora en adelante, el Parlamento no podrá aprobar reformas electorales un año antes de las elecciones.

El representante de este máximo organismo electoral no toma en cuenta, empero, que su propuesta es anodina -pues esa misma mayoría que se requiere para aprobarla es la misma que se requiere para dejarla de lado- y que va en contra de lo que, precisamente, es la razón de ser de un parlamento democrático: sentar posición sobre los grandes temas del país sin limitaciones de ninguna clase, salvo aquellas que están contenidas en la Constitución y que se refieren a derechos o a la forma republicana de gobierno.

Segunda escena

El Defensor del Pueblo recientemente elegido ni bien empieza su gestión anuncia que propondrá al Congreso de la República una iniciativa que apunta a que todos los informes de la institución que lidera sean vinculantes. Ello con el objeto, afirma, de que se respeten sus funciones y competencias y se eviten abusos y arbitrariedades que pongan en peligro el Estado de derecho y la democracia en nuestro país.

Olvida el nuevo Defensor que su entidad no cuenta con la competencia constitucional para imponer sus puntos de vista a los demás poderes del Estado u organismos públicos y que si acaso la tuviera sería la quiebra de los valores que dice defender, pues acumularía un poder insoportable y se convertiría en un actor político de primera línea sin haber, por supuesto, obtenido un solo voto, una sola adhesión del pueblo.

Tercera escena

Un «distraído» alcalde (la primera palabra que vino a mi mente fue sicotrópico) acaba de anunciar con bombos y platillos que su concejo municipal ha aprobado una ordenanza para regular el popular juego Pokemon Go, pues sostiene altera el orden público y pone en cuestión la seguridad de las personas.

Pierde de vista el alcalde que no es posible sancionar, ex ante, la practica de un juego, y que si acaso algún jugador de Pokemon Go incurre en los actos que menciona podría ser sancionado por otras normas que ya regulan ese tipo de conductas. Eso sin considerar, claro esta, que la norma, técnicamente, es inaplicable y que es, desde todo punto de vista, pintoresca y absurda.

¿Cómo se llama el cuento?

Populismo jurídico: una enfermedad que se manifiesta, sobretodo, en políticos oportunistas que no ponderan las consecuencias de sus actos y sus propuestas y cuyos efectos pagamos todos por falta de espacios que nos permitan controvertir esas nefastas decisiones.


Fuente de la imagen: http://www.administracionpublica.com/insensatos/
Compartir
Artículo anteriorDerechos humanos y cárceles en Costa Rica: breves reflexiones (parte 2)
Artículo siguienteJorge Toyama sobre la no indemnización a trabajadores de confianza
La otra orilla. Licenciado en Derecho y Magister en Ciencias Políticas y Gobierno de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Profesor de los cursos Introducción a las Ciencias Jurídicas e Investigación Académica en la Facultad de Derecho y en la Facultad de Estudios Generales Letras de la PUCP, respectivamente. Ha sido consultor de la Defensoría del Pueblo del Perú, y de GTZ Internacional, Cooperación Alemana para el Desarrollo, en temas vinculados a la reforma de la administración de justicia y al análisis de la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Asimismo, ha sido integrante y asesor de la Clínica Jurídica de Acciones de Interés Público de la PUCP y ha participado en esa condición del Proyecto “Fortalecimiento de la Sociedad Civil y el Estado de Derecho”, auspiciado y financiado por el Banco Mundial entre los años 2007 y 2008. Ha sido asesor de la Secretaria General del Jurado Nacional de Elecciones y ha integrado el equipo técnico encargado de la elaboración del anteproyecto de Código Electoral con miras a la reforma del sistema electoral y político del Perú. Ha sido Gerente de la Unidad Gerencial de Asesoría Legal del Programa para la Generación de Empleo Social Inclusivo “Trabaja Perú” del Ministerio de Trabajo. Actualmente se desempeña como Asesor Principal de la Comisión de Constitución y Reglamento del Congreso de la República. Ha publicado diversos artículos jurídicos en revistas del Perú y del extranjero en las áreas de Teoría del Derecho y Derecho Constitucional, e integra el Grupo de Investigación en Epistemología Jurídica y Estado Constitucional de la PUCP.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here