Validez constitucional de la enseñanza de la diversidad y el enfoque de género

2010
0
Compartir

El nuevo currículo de educación escolar se han incluido dos enfoques que han despertado el rechazo de miles de padres de familia que no están de acuerdo con su enseñanza: el enfoque de igualdad de género y el enfoque del respeto a la diversidad. Sin embargo, debemos analizar la molestia de los padres de familia y grupos religiosos a la luz del derecho fundamental a la educación y las obligaciones del Estado peruano.

Contenido del currículo

Ambos enfoques son muy interesantes:

  1. ENFOQUE IGUALDAD DE GÉNERO. Todas las personas, independientemente de su identidad de género, tienen el mismo potencial para aprender y desarrollarse plenamente. La Igualdad de Género se refiere a la igual valoración de los diferentes comportamientos, aspiraciones y necesidades de mujeres y varones. En una situación de igualdad real, los derechos, deberes y oportunidades de las personas no dependen de su identidad de género, y, por lo tanto, todos tienen las mismas condiciones y posibilidades para ejercer sus derechos, así como para ampliar sus capacidades y oportunidades de desarrollo personal, contribuyendo al desarrollo social y beneficiándose de sus resultados. Si bien aquello que consideramos “femenino” o “masculino” se basa en una diferencia biológicasexual, estas son nociones que vamos construyendo día a día, en nuestras interacciones. Si bien las relaciones de género históricamente han perjudicado en mayor medida a las mujeres, también existen dimensiones donde perjudican a los varones. En general, como país, si tenemos desigualdades de género, no podemos hablar de un desarrollo sostenible y democrático pleno.[1]

    

También se destaca el enfoque a la diversidad:

Hoy nadie discute que todas las niñas, niños, adolescentes, adultos y jóvenes tienen derecho no solo a oportunidades educativas de igual calidad, sino a obtener resultados de aprendizaje de igual calidad, independientemente de sus diferencias culturales, sociales, étnicas, religiosas, de género, condición de discapacidad o estilos de aprendizaje. No obstante, en un país como el nuestro, que aún exhibe profundas desigualdades sociales, eso significa que los estudiantes con mayores desventajas de inicio deben recibir del Estado una atención mayor y más pertinente, para que puedan estar en condiciones de aprovechar sin menoscabo alguno las oportunidades que el sistema educativo les ofrece. En ese sentido, la atención a la diversidad significa erradicar la exclusión, discriminación y desigualdad de oportunidades[2]

En este último enfoque, pretendemos hacer hincapié en la población LGTBIQ, pues es importante respetar los diversos modos de vida de todas las personas y no excluirlas por ser distintos a una “mayoría tradicional”.

Estos enfoques descritos guardan relación con el derecho fundamental a la educación, por lo que analizaremos si son válidos dentro de nuestro marco constitucional actual.

El deber del Estado de brindar educación en igualdad de género y respeto a la diversidad

Sobre el derecho a la educación, el Tribunal Constitucional ha señalado que:

La educación es un derecho fundamental intrínseco y un medio indispensable para la plena realización de otros derechos fundamentales (…) Cabe acotar que la educación desempeña un papel decisivo en la emancipación de la mujer, la protección de los niños contra la explotación laboral, el trabajo peligroso y la explotación sexual, la promoción de los derechos humanos y la democracia, la protección del medio ambiente y el control del crecimiento demográfico.[3] (Resaltado nuestro)

Sobre los objetivos que debe tener la educación, el supremo intérprete ha señalado que: “Este contenido debe realizarse en concordancia con las finalidades constitucionales que le corresponden a la educación en el marco del Estado social y democrático de derecho. Ello se desprende del artículo 13 de la Ley Fundamental, que declara: “La educación tiene como finalidad el desarrollo integral de la persona humana”.[4]

Asimismo también ha señalado una serie de principios acerca del Derecho a la educación. Para nosotros destaca el principio de obligatoriedad: “e) Principio de obligatoriedad: Importa que determinados niveles y contenidos educativos se alcancen y plasmen de manera imperativa. Por ejemplo, el artículo 14º de la Constitución establece que “La formación ética y cívica y la enseñanza de la Constitución y de los derechos humanos son obligatorias en todo el proceso educativo civil o militar. La educación religiosa se imparte con respeto a la libertad de las conciencias. La enseñanza se imparte, en todos sus niveles, con sujeción a los principios constitucionales y a los fines de la correspondiente institución educativa”.[5] (Resaltado nuestro)

Un asunto de derechos humanos

La obligación que tiene el Estado de educar en igualdad de género y respeto a la diversidad se desprende de la Convención de los Derechos del niño, la cual señala en su artículo 19, inciso 1, literal c) que: “Los Estados Partes convienen en que la educación del niño deberá estar encaminada a: Preparar al niño para asumir una vida responsable en una sociedad libre, con espíritu de comprensión, paz, tolerancia, igualdad de los sexos y amistad entre todos los pueblos, grupos étnicos, nacionales y religiosos y personas de origen indígena;” (Resaltado nuestro)

Para nosotros es claro que el enfoque de género es un asunto de derechos humanos, ya que el artículo 2, inciso 2 de la Constitución señala que “Toda persona tiene derecho “A la igualdad ante la ley. Nadie debe ser discriminado por motivo de origen, raza, sexo, idioma, religión, opinión, condición económica o de cualquiera otra índole.” El enfoque de género pretende, precisamente, enseñar a los niños la igualdad de oportunidades y capacidades entre hombres y mujeres.

Por su parte, el enfoque de respeto a la diversidad pretende inculcar respeto y tolerancia hacia miembros de poblaciones vulnerables y estas enseñanzas concuerdan con el principio de obligatoriedad que ha señalado el Tribunal Constitucional.

Por tanto, la enseñanza del enfoque de género y el enfoque de respeto a la diversidad no sólo es legítimo en términos constitucionales, sino que también es una obligación enunciada por un tratado internacional (que forma parte del derecho nacional) y además parte del contenido esencial del derecho a la educación.

Educar para mejorar

Las consecuencias de la enseñanza del respeto a la diversidad a los estudiantes serán positivas. Según una encuesta realizada el año pasado: “(…) el 90% de la población LGTBIQ de Lima Metropolitana ha sido víctima de violencia. El 35% de las agresiones se dieron en los hogares; el 32% en espacios públicos y el 24,6% en instituciones educativas. Asimismo, el 35,4% de los agresores se encontraban en los hogares y fueron algún miembro de la familia o familiares de la pareja; el 28,1% fueron terceros; un 18,8% fueron agentes del orden; el 12,7% educadores; el 6% uno mismo y el 2,3% la pareja o ex pareja.”[6] Como vemos, la estadística incluye a los propios educadores y gran parte de la discriminación se concentra en la escuela, lugar que debería ser un lugar de protección para todos los estudiantes.  Con la enseñanza de este enfoque, se pretende disminuir el porcentaje de violencia hacia poblaciones vulnerables, ya que ellos al igual que todos los ciudadanos merecen respeto y calidad de vida.

En cuanto al enfoque de género, es muy necesario que los alumnos aprendan sobre igualdad de oportunidades en hombres y mujeres y crezcan sin estereotipos ni prejuicios que a la larga producen violencia. Como muestra, tenemos una estadística publicada por La república: “Cada día en nuestro país ocurren 16 violaciones, todos los días, y por lo menos una mujer es golpeada o asesinada por su pareja (…) El año pasado 293 mujeres perdieron la vida a manos de su pareja y en lo que va del año se han cometido 172 feminicidios, muchos más que los días que han pasado hasta este día del año.”[7]

Muchas de estas agresiones son provocadas por estereotipos y prejuicios sexistas e incluso fomentados en casa por los propios padres. La educación peruana no debe descuidar este aspecto humano en la formación de los estudiantes, ya que vivir con prejuicios y estereotipos no permite vivir en una democracia sólida. Asimismo, estos estereotipos y prejuicios disminuyen las oportunidades educativas y laborales de los grupos vulnerables (mujeres y población LGTBI).

Conclusión

Sin duda, la inclusión de estos enfoques en el currículo escolar es un gran avance en materia de derechos humanos de poblaciones vulnerables. La educación en nuestro país debe apuntar a corregir aquellas situaciones que, lamentablemente, la educación del hogar no ha podido solucionar. Sin una educación que inculque respeto a todas las personas no podemos avanzar como nación ni como sociedad.


[1] MINISTERIO DE EDUCACIÓN

  2016    Currículo Nacional de Educación Básica, pp. 16. Fecha de consulta: 23 de diciembre de 2016.

              < http://www.minedu.gob.pe/curriculo/pdf/curriculo-nacional-2016-2.pdf>

[2] Ibíd., página 14.

[3] TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

   2005    Expediente N° 0091-2005. Fundamento 6. Sentencia: 18 de febrero de 2005. Consulta: 24 de  diciembre de 2016

              < http://tc.gob.pe/jurisprudencia/2006/00091-2005-AA.html>

[4] Ibíd., fundamento 6.

[5] TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

   2007    Expediente N° 4646-2007-PA/TC. Fundamento 12. Sentencia 17 de octubre de 2007.

              < http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2008/04646-2007-AA.html>

[6] EL COMERCIO

   2015    “Población LGTB en Lima: el 90% fue víctima de violencia”. El Comercio, Lima 11 de febrero de   2015. Consulta 26 de diciembre de 2016.

              <http://elcomercio.pe/sociedad/lima/poblacion-lgtb-lima-90-fue-victima-violencia-noticia-1790757>

[7] LA REPÚBLICA

 2016     “Ni Una Menos: Terribles estadísticas sobre violencia contra mujeres”.  La República. Lima, 06 de agosto de 2016. Consulta: 26 de diciembre de 2016.

              <http://larepublica.pe/sociedad/791610-ni-una-menos-terribles-estadisticas-sobre-violencia-contra-mujeres>

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here