Una resolución más a favor del matrimonio igualitario

30
0
Compartir

Escrito por Ligia Zamira Serrano

Ayer, una vez más, un juzgado constitucional ordenó al Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec) inscribir y reconocer el matrimonio entre personas del mismo sexo. Se trata de los ciudadanos peruanos de iniciales A.A.M.S. y D.A.U.F., quienes se casaron el 2015 en Estados Unidos. Al año siguiente, A.A.M.S. interpuso una acción de amparo ante el Poder Judicial alegando que el art. 234 del Código Civil vulneraba sus derechos fundamentales «a la igualdad y no discriminación, prohibición de discriminación por razón de orientación sexual, a la dignidad, al libre desarrollo de la personalidad”, demanda que fue admitida el 21 de enero del 2016 (Alayo 2019).

Por su parte, el Reniec alegaba la literalidad del art. 234 del CC y que la demanda debía declararse infundada teniendo en cuenta que la pareja no había iniciado el procedimiento administrativo de inscripción de su acta matrimonial, y que una decisión contraria significaría discriminar a los ciudadanos peruanos que no cuentan con los recursos económicos para celebrar su matrimonio en el extranjero, y exigir su reconocimiento en el Perú mediante las garantías constitucionales (Alayo 2019). No obstante, la magistrada Rocío del Pilar Rabines declaró fundada en parte el recurso de amparo, esgrimiendo la necesidad de interpretar el art. 234 en conformidad con la Constitución y el bloque de constitucionalidad, no de “forma literal y aislada”. También recurrió a la Opinión Consultiva OC-24/17 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Recordemos que en ese pronunciamiento la Corte IDH respondió la pregunta sobre la necesidad de la existencia de una figura jurídica que regule los vínculos entre personas del mismo sexo, instando a los Estados a garantizar “el acceso a todas las figuras ya existentes en los ordenamientos jurídicos internos, incluyendo el derecho al matrimonio, para asegurar la protección de todos los derechos de las familias conformadas por parejas del mismo sexo, sin discriminación con respecto a las que están constituidas por parejas heterosexuales” (resaltado nuestro); ello como parte de su obligación de organizar todo el aparato gubernamental y la estructura estatal para garantizar el libre y pleno ejercicio de los derechos humanos de las parejas compuestas por personas del mismo sexo, de conformidad con los artículos 1.1, 2, 11.2, 17 y 24 de la Convención Americana de Derecho Humanos.

Por eso, sostener la inadmisibilidad del matrimonio igualitario en el art. 234 del CC contradice lo que la Corte considera “sería el medio más sencillo y eficaz para asegurar los derechos derivados del vínculo entre parejas del mismo sexo”: el extender las instituciones existentes a las parejas compuestas por personas del mismo sexo, para evitar la creación de nuevas figuras que podrían indicar “una diferencia estigmatizante” (2017, pp.84). De esta manera, los Estados no pueden optar y/o esperar la creación de nuevas figuras jurídicas para recién reconocer el derecho al matrimonio de las parejas homosexuales, ello “configuraría una distinción fundada en la orientación sexual de las personas, que resultaría discriminatoria, y por tanto incompatible con la Convención Americana” (2017, pp. 85-86). Además, la Corte enfatizó que las dificultades legislativas, judiciales o administrativas, como podría ser la modificación del art. 234 del CC para eliminar la limitación del matrimonio a parejas heterosexuales, no puede ser justificación para desconocer el derecho de las parejas homosexuales a la igualdad y no discriminación.

Por otro lado, algunos cuestionan la conformidad de los matrimonios entre personas del mismo sexo celebrados en el extranjero con el Orden Público Internacional (en adelante OPI) peruano, disconformidad que justificaría su no reconocimiento en el Perú. Sin embargo, el matrimonio igualitario no contraviene los principios generales del derecho peruano en materia de matrimonio, tales como los principios de protección de la familia y promoción del matrimonio, reconocidos en el art. 4 de nuestra Constitución, los cuales dotan de contenido al OPI peruano (Zelada y Gurmendi, 2016, 263).

Esta conclusión es a la que llegan Carlos Zelada y Alonso Gurmendi teniendo en cuenta 1) la jurisprudencia del Tribunal Constitucional que establece que no se protege un tipo específico de familia y 2) que no se puede restringir la definición de matrimonio a lo establecido en el art. 234 del CC, pues ello “destruiría la esencia del Derecho Internacional Privado”. Y es que para determinar si el reconocimiento del matrimonio igualitario celebrado en el extranjero contraviene dichos principios generales y, en consecuencia, el OPI peruano, debemos restringirnos al ámbito constitucional, excluyendo, de esta manera, la definición heterosexual del matrimonio (2016, 263-264). En suma, no existirían impedimentos para el reconocimiento de matrimonios igualitarios celebrados en el extranjero en el Perú, pues estos no violan ni el principio de protección de la familia ni el de promoción del matrimonio. Asimismo, para estos autores el matrimonio igualitario tampoco contravendría el principio-derecho de igualdad, sino que, por el contrario, este obliga al Estado a proteger a quienes encajen en una categoría sospechosa de discriminación como la orientación sexual, de modo que “la exclusión de las parejas del mismo sexo del matrimonio igualitario puede verse como una discriminación” (Zelada y Gurmendi, 2016, 265). En ese sentido, no se podría sostener la incompatibilidad del reconocimiento del matrimonio igualitario celebrado en el extranjero con los principios del derecho peruano y, por ello, con el OPI peruano.

Por otro lado, esta reciente resolución destaca de las sentencias precedentes en la materia por el hecho de que el Poder Judicial ordena el reconocimiento del matrimonio igualitario, a pesar de que los demandantes no habían solicitado la inscripción de su matrimonio. En efecto, para el Sexto Juzgado Constitucional de la Corte Superior de Lima no era necesario agotar la vía administrativa, pues la amenaza de la vulneración de los derechos denunciados era evidente (Alayo 2019).

Este caso se suma a la lista de procesos constitucionales seguidos para lograr el reconocimiento del matrimonio igualitario en nuestro país, entre los cuales destacan el caso de Óscar Ugarteche y el de Susel Paredes. Hasta el momento se desconoce si esta sentencia será apelada por el Reniec, lo que es seguro es que el final de estos procesos determinará el futuro de miles de parejas homosexuales que desean casarse en el Perú.


Referencias Bibliográficas

Alayo, F. (2019, 06 de agosto). Poder Judicial ordena al Reniec a registrar matrimonio igualitario celebrado en EE.UU. El Comercio. Recuperado el 06 de agosto de 2019 en https://elcomercio.pe/peru/judicial-ordena-reniec-registrar-matrimonio-igualitario-celebrado-ee-uu-noticia-662555

Corte Interamericana de Derechos Humanos. (2017). Opinión Consultiva Oc-24/17 De 24 de noviembre de 2017 solicitada por la República de Costa Rica. Identidad de Género, e Igualdad y No Discriminación a Parejas del Mismo Sexo.

Zelada, C. y Gurmendi, A. (2016). Entre el escudo y la espada: el matrimonio Igualitario visto desde el orden público Internacional y el derecho internacional De los derechos humanos. Themis, Núm. 69, pp. 257-274. Recuperado el 06 de agosto de 2019, de http://revistas.pucp.edu.pe/index.php/themis/article/view/16740

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here