El transporte público urbano: ¿Qué derechos y obligaciones me corresponden como usuario? ¿Ante qué autoridades puedo exigir mis derechos?

El transporte público es percibido como uno de los principales problemas que afectan cotidianamente a los ciudadanos. Sin embargo, la informalidad y el desorden vehicular no deben hacernos dudar al momento de exigir las condiciones dignas para viajar seguros. ¿Qué derechos y obligaciones me corresponden como usuario? ¿Ante qué autoridades puedo exigir mis derechos?

170
0
Compartir

De acuerdo al último informe de Percepción sobre la calidad de vida en Lima y Callao, emitido en marzo de 2017 por la ONG Lima Cómo Vamos, el transporte público es percibido como el segundo principal problema que afecta cotidianamente a los ciudadanos.

Debido a la fuerte informalidad de los microbuses y cousters, las unidades de transporte público son espacios en que los usuarios se consideran desprotegidos. Sin embargo, no debemos dudar en exigir las condiciones mínimas legales para viajar seguros, ni, en última instancia, en denunciar ante las autoridades pertinentes.

Entre los principales aspectos a exigir cada vez que utilicemos el transporte público se encuentran:

  • El respeto a los paraderos establecidos
    Este punto es fundamentalmente importante de ser mencionado, puesto que depende en gran medida de los usuarios. Esta regulación tiene dos principales objetivos: primero, al exigir el detenimiento total al margen derecho de la vía, busca proteger la integridad del ciudadano y no exponerlo a riesgos innecesarios; segundo, al exigir el respeto de los paraderos preestablecidos, protege el derecho de los demás usuarios circulantes por la calzada (tanto transporte público como particular), al garantizar previsibilidad en el flujo vehicular. Este derecho muchas veces se ve mancillado por el incumplimiento de su correspondiente obligación: es todavía muy común exigir al conductor que se detenga “cruzando la pista” o “que aproveche el semáforo” en detrimento del respeto a los paraderos autorizados. Las infracciones pueden ser denunciadas tanto a la gerencia municipal de transporte como ante INDECOPI.
  • El cumplimiento del total de la ruta concesionada
    Ni la empresa que presta el servicio, ni su personal operativo, pueden modificar o reducir la ruta establecida, la misma que debe ser visible para el usuario dentro de la unidad. Cualquier infracción al respecto puede ser denunciada a la Municipalidad Provincial correspondiente a la zona.
  • El derecho al medio pasaje
    Según lo señalado en la Ley Nº 26271, los estudiantes universitarios tienen derecho al medio pasaje. En días laborales, entre las 05:00 y 00:00 horas del día siguiente, los transportistas están obligados a expedirlo a un precio equivalente al 50% de la tarifa ordinaria. La negativa del medio pasaje puede ser denunciada ante la Policía o ante INDECOPI, presentando el número de placa de la unidad, el nombre de la empresa, la fecha y la hora del incidente.
  • La reserva del asiento preferencial
    De acuerdo a la Ley N° 29973 de Personas con Discapacidad, así como a la Ley N° 28683 de Atención Preferente, las embarazada, los adultos mayores y las personas discapacitadas tienen derecho preferente sobre un mínimo de asientos en la unidad. Para ello, es deber de los conductores y cobradores, de la misma manera que de los demás pasajeros, hacer respetar este derecho. INDECOPI es el órgano encargado de recibir las denuncias respecto a esta materia.
  • El derecho a pase libre para personas con discapacidad severa
    En 2016, se aprobó la ley 30412 que, modificando la Ley 29937, establece la gratuidad del servicio de transporte público para las personas con discapacidad severa, entendiendo aquel concepto por aquella limitación con dependencia de un tercero para realizar sus actividades cotidianas. Una vez registrados en CONADIS, estas personas tienen derecho a utilizar tanto los servicios de Tren, Metropolitano, y demás buses de forma gratuita. Respecto de este sector, el principal desafío público es la accesibilidad de la infraestructura del transporte.

La cotidianeidad de la informalidad en el transporte público ha normalizado muchas infracciones que ponen en riesgo nuestra integridad como pasajeros; del mismo modo perjudica a los demás usuarios de la vía pública. Conocer y cumplir nuestros derechos y obligaciones como pasajeros de transporte público impactará positivamente en la satisfacción cotidiana de las personas así como en el orden de nuestras ciudades. No obstante, la cuestión del transporte público es mucho más compleja. No se debe perder de vista, desde el Estado, la planificación urbana hacia un diseño de movilidad sostenible. Estos objetivos deben orientar las inversiones y políticas de transporte, debido no solo a su eficiencia sino a la necesidad de cuidar un ambiente saludable para todos.


Imagen obtenida de https://goo.gl/TFfwcc

 

Compartir
Artículo anteriorSobre el Estado laico
Artículo siguienteLa nueva regulación del descanso vacacional
avatar
Directora: Estephany Ximena León Rodríguez | Consejo Editorial: Julio José Miguel Prieto Chávez | Jimena Vidal Ascasibar | Piero Alexis Malca Vílchez | Fabriccio Luna Aguilar | Leonardo Daniel Valdez Castillo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here