Día Internacional de la Paz

1207
0
Compartir

En 1981, en una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas se estableció el Día Internacional de la Paz. Este día fue declarado para reafirmar y recordar el objetivo principal que tiene la Organización de las Naciones Unidas (ONU) frente a todos sus Estados parte: velar por la paz y seguridad de los mismos. Sin embargo, no fue hasta el 2001 que la ONU declaró como fecha de este día al 21 de setiembre.

La Asamblea General, en un principio, buscaba que los Estados parte observaran la iniciativa de establecer el día internacional de la paz para ver si así la comunidad internacional se comprometía con la protección, promoción y contribución de los ideales de paz y si también los Estados en su jurisdicción interna realizaban actos que busquen asegurar y fomentar la paz.

En palabras del Secretario General, «en tiempos de inseguridad, las comunidades de apariencia diferente se convierten en chivos expiatorios. […] Debemos resistir frente al cinismo que divide a las comunidades y nos presenta a nuestros vecinos como ‘los otros’. La discriminación nos denigra a todos e impide que las personas y las sociedades alcancen su pleno potencial. […] Juntos, hagamos frente a la intolerancia y defendamos los derechos humanos. Juntos, construyamos puentes. Juntos, convirtamos el miedo en esperanza».

El día de hoy, luego de 36 años de haberse declarado el Día Internacional de la Paz, continuamos siendo partícipes de guerras, actos discriminatorios, genocidios, conflictos armados internos, etc. Sin embargo, la ONU intenta realizar lo que se encuentra a su disposición para asegurar la protección de la paz. Es por eso que se crearon en 2012 los Objetivos de Desarrollo Sostenible, a través de la Conferencia de las Naciones Unidas llevada a cabo en Río de Janeiro.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible tienen una historia detrás, pues no es la primera estrategia que adoptó la ONU para acabar con los problemas más comunes del mundo y en consecuencia promover la paz.

Los ODS sustituyen a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), con los que se emprendió en 2000 una iniciativa mundial para abordar la indignidad de la pobreza. Los ODM eran objetivos medibles acordados universalmente para hacer frente a la pobreza extrema y el hambre, prevenir las enfermedades mortales y ampliar la enseñanza primaria a todos los niños, entre otras prioridades del desarrollo[1]

En enero del 2016, la ONU, a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, crea los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), renovando así, los antiguos Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) para que ahora sean los ODS.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible representan un llamado universal y buscan establecer medidas para poner fin a la pobreza, proteger al planeta y garantizar que todas las personas gocen en conclusión de paz y prosperidad. Estos son también conocidos como Objetivos Mundiales y son 17.

Los 17 objetivos buscan generar en la población conciencia sobre los problemas más latentes en nuestra sociedad, de tal manera que nos enfoquemos en esos temas y sea más sencillo erradicarlos.  Estos objetivos son: eliminación de la pobreza, lucha contra el hambre, buena salud, educación de calidad, igualdad de género, agua potable y saneamiento, energías renovables, empleo digno y crecimiento económico, innovación e infraestructuras, resolución de la desigualdad, ciudades y comunidades sostenibles, consumo responsable, lucha contra el cambio climático, flora y fauna terrestres, paz y justicia y alianzas para el logro de los objetivos.

El objetivo número 16, paz y justicia, es aquel que hace más énfasis en buscar reducir toda forma de violencia que enfrentan los gobiernos y comunidades para poder encontrar soluciones duraderas a los conflictos e inseguridad. La paz que se busca lograr se hace a través de un Estado democrático y de derecho, protegiendo los derechos humanos y asegurando a los ciudadanos de cada país, la disminución de todo acto de violencia como los conflictos internos, violencia sexual, los delitos, explotación y tortura. “El fortalecimiento del Estado de derecho y la promoción de los derechos humanos es fundamental en este proceso, así como la reducción del flujo de armas ilícitas y la consolidación de la participación de los países en desarrollo en las instituciones de gobernabilidad mundial”[2]

Es por ello que este día no solo sirve para colocar como punto de agenda la búsqueda de la paz a nivel internacional, sino también para reconocer que aquella búsqueda se exige por los problemas que día a día afrontamos la mayoría de ciudadanos en todo el mundo.


[1] (Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas, 2015)

[2] (Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas, 2015)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here